Inicio > Sentimiento > El deceso del matrimonio

El deceso del matrimonio


Echemos la culpa a la tecnología, al individualismo o, más radicalmente, al libertinaje; lo concreto es que cada vez menos matrimonios sobreviven el embate de la inestabilidad. Es más frecuente postergar la decisión de casarse hasta ya alcanzada la madurez biológica, por dar prioridad a aspectos profesionales o económicos; mas esto no garantiza un compromiso con final de perdices.

Está demostrado que la tolerancia no es más una virtud humana, y el que menos busca siempre sentirse “tranquilo” y no hacerse de los problemas que trae consigo una relación. Se ve que el matrimonio, no ofrece más allá de una oportunidad de despilfarrar grandes sumas de dinero, sólo por el capricho de dar un gran show a un grupo de invitados y demostrar ante ellos que las cosas se hacen “en serio”; si no, “qué dirán; que estamos conviviendo sin habernos casado” o, “salí embarazada estando soltera … me van a llover las críticas”.

Los matrimonios de hoy no duran lo que duraban en antaño, y los factores pueden ser varios. Ya se mencionó la intolerancia. El trabajo en exceso y prioritario es también un gran asesino de relaciones, pues llegamos a dejar todo por él, y no siempre nuestra pareja está dispuesta a entenderlo así. Otro motivo de fracaso matrimonial es la necesidad de variedad y nuevas experiencias. La rutina cansa, como lo dice José José en su canción “El Amor Acaba” y sentimos la necesidad de experimentar con nuevas personas y no renunciar a nuestro derecho de tomar lo que la vida nos ofrece. Finalmente, el matrimonio es una institución amparada por la religión, y cada vez hay menos gente que toma en serio su compromiso con la fe y sus preceptos. Ya no va el “hasta que la muerte los separe”, pues nadie quiere morir desdichado, y vivir una eternidad de desdicha sería más una condena que una bendición. Otro ejemplo de la poca importancia que la gente da a la religión es el divorcio. Las parejas recurren a él sabiendo que la religión lo prohíbe, tanto así que si se decidieran por segunda nupcias en un futuro, tendrían que hacerlo sólo por la vía civil.

Como vemos, el matrimonio es ahora una alternativa que no garantiza estabilidad ni felicidad, y harían mucho bien las parejas en analizar si es que realmente quieren casarse … ahorrarían mucho dinero en preparativos nupciales y también en los gastos legales de separación.

Categorías:Sentimiento Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: