Inicio > Sentimiento, Sexo > En la repetición ¿está el gusto?

En la repetición ¿está el gusto?


Entre las delicias que brinda la soltería recientemente recuperada se encuentra la posibilidad de poder conocer cuanta persona a uno le plazca y tomar a uno y dejar a otro, pues estamos en medio de un huerto fecundo en donde nos podemos hartar de lo que nos gusta sin reconocer límites. Mas, en alguno de esos acercamientos a alguien, llega a destacar talvez aquél que tiene mejores atributos o mayores habilidades en el arte amatorio y surgen las totalmente justificadas ganas de repetir el plato con él e invitarlo a nuestra cama una y otra y otra vez.

Esta actitud tiene la ventaja de tomar confianza con esa persona, perfeccionar las maniobras en la alcoba y, quien sabe hasta calmar la ansiedad que provoca el hecho de cambiar de pareja sexual cada semana. El lado oscuro del tema es que, aún cuando nos reunimos con él solamente para disfrutar de un intercambio carnal, la repetición va tejiendo un vínculo afectivo que puede desencadenar en un amor huracanado del que no saldrá nadie bien parado. Y es que precisamente, el motivo de estar con uno y con otro cumple con el objetivo de impedir que se anide sentimiento alguno en el corazón, sobre todo si se está saliendo de una aventura amorosa que tuvo un final accidentado.

Otra consecuencia no deseada es que ese personaje que navega nuestro cuerpo con cada vez más frecuencia, se sienta con derechos sobre nuestra vida y empiece a exigir retribuciones, ya sea sentimentales, como materiales, tergiversando la intención primera de los encuentros y colocándonos en una situación de hastío y presión muy similar a la que se vive estando en pareja.

¿Cuál es la solución a este conflicto? ¿Se puede prevenir? ¿Es posible pensar con la cabeza fría y darle a cada uno a su lugar y cortar estas situaciones de raíz? Al menos se podrían espaciar los encuentros para dar oportunidad a nuestro corazón “enfriarse” y quedar expedito para nuestro próximo invitado.

Imágenes tomadas de: http://www.seancody.com

Categorías:Sentimiento, Sexo Etiquetas: , ,
  1. Johnn
    marzo 8, 2011 en 12:47 pm

    What can we do my dear buddy? Sex is the sweetest experience people ever experience, and if something is good, why not continue doing it? I think that the rules must be set up first, that way, both lovers keep that in mind every time they get together.

    It happened to me and i got sticked to that guy…wow, such lover! But, he put a stop since the very begining, and it went well for a time…then we moved to different cities and it ended up. Now, we just talk once in a while.

    Hugs

    Johnn

  2. marzo 8, 2011 en 9:56 pm

    Thanks, Johnn for your valuable opinion. I totally agree with you when you say that rules must be set from the very first moment; however, you know, feelings are sometimes stronger than our rational side, so they can take over any minute and then is when things start to change.

    What I have done regarding a frequent sex buddy I’ve been seeing is to put my foot on the break pedal, so we don’t start to long for each other. Besides, this month and the next I’ll be so busy with work that I won’t have much time for sex and, you know, when you are up to your ears with responsibilities, your sexual appetite diminishes.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: