Inicio > Pessoal, Sexo > Peludamente deliciOSOS

Peludamente deliciOSOS


Nunca sabré a ciencia cierta cuándo ni cómo me empezaron a gustar los hombres peludos. No creo que haya sido durante mi niñez pues no tengo parientes con vello corporal, y sólo mi padre ostentaba su bigote “verde” (como yo lo llamaba), cosa que me hizo de alguna forma no intimar con hombres de sólo bigote.

Mas es algo que va más allá de la razón y es incontrolable; cada que veo un hombre velludo (brazos, piernas, torso) se me descuelga la quijada y mis hormonas empiezan un ajetreo más intenso que el de una carretera en día festivo. Es en ese instante en que quisiera volverme pulga o mosquito para emprender un viaje sin fin a través de ese delicioso cuerpo afelpado para, quién sabe, llegar hasta el lugar donde este oso guarda su codiciado tesoro.

La definición de “oso” va principalmente para aquellos hombres que son de contextura gruesa y tienen abundante  vello en el cuerpo (especialmente en pecho y barriga); sin embargo, en los últimos años, hay quienes se definen “osos” sólo por el hecho de exhibir sobrepeso, mas esto no calza con la definición, pues, el apelativo deriva del mamífero plantígrado que en el 100% de los casos es peludo (nunca vi un oso pelado). Y es por esta tergiversación del término que una vez me interesé sin saber en un supuesto oso que vivía en la capital; él era muy guapo de cara, blanco, no muy alto y gordito. Usaba el cabello corto y usaba una tupida barba roja, lo cual acentuaba mucho más mi interés hacia él. Lo encontré en una página de osos, por lo que di por descontado que tendría vello en el cuerpo (hasta el momento no lo había visto desnudo); hasta que me envió una foto con el torso desnudo. Hasta hoy recuerdo la impresión que tuve al verlo: era más lampiño que la palma de mi mano; todas mis expectativas se desvanecieron; ¡no lo podía creer! Fue una gran desilusión.

Dos de mis novios han sido muy velludos y ello ha satisfecho mi apetito visual (y por supuesto carnal); mas, parece ser que este tipo de hombre tiende a ser muy irascible y poco tolerante. Que los atentos lectores me desmientan si no es así.

Categorías:Pessoal, Sexo Etiquetas: ,
  1. marzo 8, 2011 en 5:48 am

    Por lo visto, compartimos los gustos jeje

    Saludos

  2. marzo 8, 2011 en 8:21 am

    Exactamente, así parece. Gracias por visitar mi blog, Rosarioso. Espero tenerte por aquí más seguido.

  3. julio 23, 2012 en 3:14 am

    Quisiera ayuda con un asunto relacionado a este tema. Soy grueso. Un poco más alto que el promedio en mi país, tengo espalda ancha y extremidades gruesas, piernas velludas. Pero aunque tengo vello en el pecho no es muy abundante. Creo que no llego a ser un oso… acaso hay una categoría de semi-oso? Cual sería mi denominación? tengo rasgos muy masculinos y mi pareja tiene las mismas caractrísticas.

    • septiembre 30, 2012 en 9:34 pm

      Hasta donde alcanza mi conocimiento en el tema; si te gustan los osos, o si estás con uno, te puedes denominar un “admirer” o un “chaser” si vas en busca de uno de ellos. Generalmente la denominación “oso” se aplica a aquel hombre que es semi obeso u obeso y cuyo cuerpo (principalmente pecho y barriga) está cubierto de vello parejo y poblado.

  4. Isaac Benjamin
    enero 5, 2013 en 11:16 pm

    Al Parecer estamos en el mismo saco… jejejeje muy bueno.. y si tambien me he encontrado con muchas… personas que decian ser osos y cuando fui a verlos… eran obesos, y sin nada de vello.. jaajajaja ahora cualquiera es oso… incluso, una vez lei sobre un articulo, decia aque aquel que se sintiera oso lo era, decia si eres varonil, ya eres oso y yo… wtf….

  5. enero 6, 2013 en 12:00 am

    ¿Todo es cuestión de actitud? ¡No siempre! Yo creo que el oso nace y no se hace. Tú y yo sabemos los requisitos para ser un verdadero oso y no nos podrán engañar 😉

  6. marzo 15, 2013 en 5:40 am

    de un tiempo a esta parte comienzo a odiar a los osos, que si bien fisicamente me gustan, caracterialmente son tan o mas creidos que “le commesse” (vendedoras de negocios de lujo que por lo general en Roma son gays muy femeninos y guapos, parecen robados de un catalogo de moda). Por lo general las personas en sobrepeso son simpaticas, cosa que no sucede con los osos, que igual a las locas musculosas que son el otro clasico estereotipo gay, se sienten lo mejor de lo mejor.

  7. play
    marzo 16, 2013 en 2:53 am

    Wooofffff!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: