Inicio > Mundo > La muerte con poesía

La muerte con poesía


Para los que pensábamos que la pesadilla Bush había terminado para el mundo, he aquí que nos ha deparado una gran sorpresa el amanecer. Aquel mulato, producto de las mezclas preparadas por la historia en quien muchos apoyamos moralmente en sus intenciones presidenciales, está siguiendo los mismos pasos que su carnicero y chupa-petróleo antecesor.

Se trata ahora de la crisis en Libia. Estados Unidos, sintiéndose una vez más, dueño y señor del mundo, ya envió su fuerza de contención a la zona del conflicto para neutralizar a quien parece estar hoy interfiriendo con los intereses norteamericanos: Muamar al Gadafi. Parece ser que el país del águila calva nunca dejará de decir al mundo lo que tiene que hacer, así tenga que enseñárselo con ataques militares.

El barco de la Marina estadounidense Barry DDG 52 lanza un misil Tomahawk en el Mar Mediterráneo

Todo esto nos trae recuerdos de la infausta Guerra del Golfo en la que el señor Bush nos decía que no tenía ningún interés particular más que poner orden en la región y calmar las insurgencias, mas la comunidad global fue testigo de las masacres que se hicieron en nombre de la paz mundial. Es evidente que, ocupe quien ocupe la Casa Blanca, siempre estará presente la misma idiosincrasia: velar por los intereses económicos de Norteamérica y reafirmar el liderazgo en el orbe, como advirtiendo a las demás naciones que ni siquiera se atrevan a inmiscuirse en sus asuntos.

¿Cuántos miles de muertos traerá consigo la operación poéticamente denominada “Odisea del Amanecer”? ¿Cuántos inocentes serán aniquilados antes de que se extermine al presidente de Libia? Según el secretario de Defensa del Pentágono, Robert Gates, “sería insensato matar a Gadafi”; sin embargo, un misil aliado ya cayó a 50 metros de donde se encuentra el líder libio, ¿casualidad? Es otro ejemplo de la “mala puntería” norteamericana, la misma que destruyó un país entero (Irak) antes de eliminar al objetivo principal: Saddam Hussein.

Es una verdadera vergüenza, señor Obama, y una gran decepción … es solamente un nuevo rostro, pero la pelambre prevalece.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: