Inicio > Espectáculo > Quiere escribir un cuento de hadas gay

Quiere escribir un cuento de hadas gay


Ahora el papi quiere casarse. Tiene un par de niños producto de inseminación artificial a una mujer desconocida y un novio como me lo ha recetado el doctor. Así es, señores, Ricky Martin quiere casarse, y como en su natal Puerto Rico no lo puede hacer, (y si lo hace en USA no tendría derechos maritales), el cantante está pensando la posibilidad de nacionalizarse español para poder realizar el sueño de su vida.

Parece ser que el boricua ex menudo está enamorado hasta el tuétano y no le basta declararlo a los cuatro vientos; quiere “oficializar” su unión con su novio Carlos Abella. Desde su salida del clóset, la vida personal y artística de Martin ha evolucionado de forma meteórica, pues parece que el haberse liberado del yugo de la autocensura le ha inspirado nuevas y mejores rutas en su existencia.

Sin embargo, la pregunta es: ¿no está yendo muy rápido? ¿No se está apresurando en tomar una decisión (de cambio de estado civil) que debería ser para toda la vida? Se sabe que las parejas de famosos tienen que llevar su vida personal exhibiéndose en una vitrina, y ello resta “magia” al romance y contamina una vida familiar que debería ser armoniosa y tranquila. Esos gemelos (y la niña que él se ha decidido a tener también) tendrían una vida de acoso mediático por ser hijos de una estrella, y no de cualquier estrella, sino de una estrella gay. El cantante debería pensar un poco menos en sí mismo y un poco más en sus hijos, a quienes, por causa de sus decisiones, los tendrá en una situación de monitos de circo, rodeados de paparazzi durante todo su crecimiento.

Por otro lado, se sabe que las relaciones sentimentales en la farándula son aún más fugaces que las convencionales. ¿Cree el cantante que un potencial fracaso sentimental-matrimonial sería tan fácil de digerir y justificar? ¿No sabe acaso que con ello daría mucho más que hablar a aquéllos que se oponen a las uniones de parejas del mismo sexo y entorpecería lo poco que se ha logrado en su defensa? ¡A reflexionar, Ricardito, que un cuento gay con final de perdices no es tan viable en estos tiempos!

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: