Inicio > Pessoal, Sexo > La vida después de la eyaculación

La vida después de la eyaculación


Ocurre que, a veces, en el cúmulo de la excitación, buscamos el goce a cualquier precio, pero ¿qué ocurre después de que encontramos la vía de desfogue y damos rienda suelta a la libido? Me ha ocurrido que, estando en pareja, la situación es volver al lecho y brindar ternura al consorte a manera de retribución por el grato momento vivido juntos, pero, lo más común es terminar el acto y darse cuenta de que quien está al otro lado de la cama es simplemente … un extraño.

En un reciente encuentro, mi punto de turno me propinó una cabalgata tan satisfactoria que me confirmé que la diferencia de edades no cuenta cuando de placer se trata. Al haber terminado el coito en forma simultánea, yacimos uno al lado del otro a recuperarnos un poco de la energía invertida en el proceso y, de paso, iniciar nuestras acostumbradas tertulias post sexo que pueden durar dos o tres horas. Al final de la charla, el mozuelo se puso cariñoso conmigo y se encaramó en mí otra vez, abrazándome y llenándome de besos dignos de sus tiernos años. Yo, por mi parte, trataba de corresponderle pero era evidente mi posición: mi interés hacia él había descendido a niveles frigoríficos y más bien era como un estorbo.

Algo similar me ocurrió anoche cuando un parroquiano (que está en lista de espera ya por varios meses), me quiso mostrar por web cam cuán ansioso estaba de un encuentro conmigo. Así que, luego de establecido el contacto visual, procedió a bajarse el pantalón, la truza, y desenvainar su arma letal, blandiéndola desafiante de un lado al otro. Acto seguido, se empezó a estimular con la mano hasta llegar al término de la escena, punto en el que sin mediar palabra, apagó la imagen y cerró la ventana de diálogo.

¿Qué suerte de animales somos los hombres que nos encendemos como bola de fuego y ardemos a mil por hora para después caer en el más profundo y gélido abismo? ¿Qué gran instinto misterioso nos asiste, en caso de los heterosexuales, con fines meramente reproductivos para luego abandonar al fruto de nuestro germen en la más remota amnesia? La respuesta talvez esté en algún paraje desierto de nuestras mentes y ni siquiera nosotros mismos seamos capaces de hallarla.

Categorías:Pessoal, Sexo Etiquetas: , ,
  1. mayo 7, 2011 en 1:23 am

    este es un tema muy interesante, a veces el despues puede ser muy tragico, sobretodo cuando tienes al lado tuyo es alguien que te gusta, me sucedio muchas veces que no apenas terminado el acto me han dicho, la toilete esta alla yo en 15 minutos debo recibir gente, me sucedio esto sobretodo cuando era mas joven, luego como siempre sucede ganas experiencia y eres tu quien se comporta de ese modo, luego cuando creces o adquieres un poco de conciencia puedes cambiar o en peor o mejor, ahora como ahora son lejanos los tiempos en los que borracho me encamaba con quien se me propusiera y luego al despertarme me encontraba con un sapo que no es mas un principe, pues el encanto duro solo el tiempo que tuvimos para desfogar nuestros mas bajos instintos, con el tiempo la necesidad de apagar mi deseo sexual tomo de la mano a la conciencia, aquella que te hace ser un poco mas respetuoso de ti y de los otros, hasta llegar a la monogamia en la que ahora me encuentro.

  2. mayo 8, 2011 en 9:13 pm

    Asu mare, weno, si ha pasado que ya eyaculas y no quieres ni que te toque el pie… pero cuando hay mas feeling y sobre todo si es MUTUO pues el despues es igual de interesante: miradas, besos, abrazos, caricias… tudo bem!

  3. mayo 10, 2011 en 5:39 am

    Lo que vale bajo mi punto de vista para saber si la persona o ligue de turno es algo más que puro sexo es el antes y no el después.
    Si yo voy a ver a un tío con quien me voy a revolcar sin necesidad de que me inviten a salir, me voy sin decir más.
    Me ha pasado muchas veces cuando he estado solo que al invitar a alguien a casa, no sabía como decirle que se fuera. Una vez dejé que un ruso que me gustaba mucho se quedará y el tío se quedo hasta al día siguiente, desayunó, comió y hizo siesta. Yo alucinaba por la caradura aunque me decía cosas bonitas y era lo mas cariñoso.
    En fin desde ahí decidí no hacerme líos. Decidí no verlo más y cuando nos topamos una vez por casualidad me dijo que estaba enfadado conmigo porque le había dado calabazas, y que yo le gustaba mucho, ademas claro, de tener casa donde poder tener los encuentros sexuales.
    Por ello creo que si un tío solo nos sirve para el sexo, se debe hacer lo imposible para que éste nos vea de igual forma y no confunda las cosas. Porque despues de la eyaculación, vamos lo que debe haber, es una despedida en los mejores términos y pactar una nueva cita.
    Si hay luna llena y las mareas estan bajas y tenemos alguien disponible lo mejor es dejarse llevar por los instintos como humanos que somos y no hacerse una carta astral.
    Saludos

  4. mayo 10, 2011 en 10:38 pm

    Amigos, ustedes con su sabiduría y experiencia lo han dicho todo. Parece ser que la eyaculación nos resetea el disco a todos y, como bien se ha mencionado, sólo el amor y consideración salvarán ese momento del gélido látigo de la indiferencia.

    Pensé que comentarían en el tema “Un recuerdo bonito” que es donde hago una remembranza de cómo y dónde nos conocimos los cuatro. Seguramente que cada uno tiene su punto de vista de aquellos tiempos.

  5. yereac
    mayo 25, 2011 en 12:00 am

    bueno…a veces cuando termina el encuentra sexual…te preguntas…??? solo es un pedazo de carne ? o realmente tienes a una persona al lado?? que tambien siente….. cuando tenga conciencia de ello, despues de una buena juerga, quizas lo sepa……

  6. mayo 25, 2011 en 8:33 am

    El alcohol es el peor vehículo para llegar a la felicidad. Solamente magnifica la percepción de nuestros sentidos y nos hace ver, como dijo el Piccolino alguna vez, a un príncipe en lugar del sapo que realmente es. Ello denigra nuestra condición de ser humanos porque pasado el éxtasis, queda la depresión o el desprecio hacia el otro.

  7. play
    marzo 18, 2013 en 12:53 am

    Suele pasar jaja, el hombre tiende a ser caprichoso, al terminar con su estimulo, pierde el interes por la otra persona, si hay algo de compatibilidad surge la amistad?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: