Inicio > Política > Suficientes nueces, a mi modo de ver

Suficientes nueces, a mi modo de ver


Aún cuando los medios de comunicación peruanos ya dieron anoche su veredicto acerca del debate de candidatos en la segunda vuelta (“mucho ruido y pocas nueces”), yo puedo decir que sí fue lo suficientemente consistente y permitió que el electorado se formase una idea más clara de quiénes son los que pretenden gobernar los destinos del país a partir del 28 de julio.

La candidata Fujimori, desplegando, una vez más, mucho carisma y dominio de escena, mencionó programas sociales y económicos con nombre propio y prometió combatir la violencia urbana con el apoyo de todos los ciudadanos. Ofreció, además, luchar frontal y personalmente  contra el narcotráfico y la corrupción. Al ser inquirida acerca de que si su padre gobernaría a través de ella, la candidata de Fuerza 2011 respondió que es ella quien está al mando de toda su campaña y que es ella quien gobernará de ser elegida presidenta. Al final de su intervención, que despertó una ovación entre los asistentes al debate y que tuvo que ser interrumpida por el moderador, la descendiente nipona dio su frase final en lenguaje sordomudo, apelando, una vez más a los recursos escénicos en los que ha sido adiestrada.

Por su parte, el candidato de Gana Perú, también esbozó planteamientos económicos y sociales, tales como aumentar el sueldo mínimo vital, atender la situación de los jubilados y favorecer el uso de los recursos producidos en el Perú por los propios peruanos. Humala subrayó en varios momentos de su intervención el hecho de que Keiko Fujimori fue la primera dama en el régimen fujimorista y por ende participó en muchas de las decisiones funestas que se tomaron durante dicho gobierno. Ollanta también se refirió al presunto vínculo de la familia Fujimori con el narcotráfico y a que su actual grupo de gobierno potencial está formado por personajes de los tiempos de la dictadura de su padre. Finalmente dijo: “sobre mí hay dudas, sobre ella hay pruebas”, aduciendo al mal término de ese gobierno de la década de los ’90.

Pude percibir una total abstinencia de la candidata a mencionar los vínculos de Humala con Hugo Chávez y un aparente mutuo acuerdo de no mencionar el tema de las matanzas aparentemente perpetradas en el Fujimorato o en la época en la que Humala pertenecía al ejército peruano. ¿Casualidad? Misterios sin resolver. Sin embargo, en líneas generales, me pareció un debate alturado e informativo, sin demasiada carnicería (que es lo que los medios buscan). Mas mi decisión final sigue siendo la misma: votaré en blanco, aunque quepa la posibilidad de que mi voto sea manipulado; al menos estaré en paz con mi conciencia y no seré cómplice del descalabro futuro por haber elegido al “menos malo”, que, por cierto, ¿quién es?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: