Inicio > Sexo > Una cuestión de confianza

Una cuestión de confianza


Frecuentemente me preguntan quienes encuentran mi perfil en las páginas de búsqueda, por qué pongo “no sé” en mi estatus de VIH, y yo les digo porque es la verdad, porque no sé cuál será mi estatus, como seguramente no lo deben saber la inmensa mayoría de gays (aún ésos que ponen en su estatus “negativo”). Y es que nadie puede negar el carácter de ruleta rusa de una relación sexual, y los que se amparan en su permanente uso del condón para decir que están “sanos” están pecando de ignorantes. Yo sé, porque estoy lo suficientemente grandecito, y no lo puedo estar más, que en temas de coito, sólo la abstinencia garantiza 100% el no infectarse con alguna ETS o VIH y dudo mucho que haya gente que, con esa premisa, deje de entregarse a un momento de placer.

Sin embargo, a mi modo de ver, en esta vida, el tema de la entrega total a veces amerita enfrentar los riesgos que significa el quedar contagiado de alguno de estos males y condenarse en vida a un deterioro gradual (o vertiginoso) con la consiguiente muerte. En cuestiones de pareja sentimental la confianza ejerce un rol preponderante en la conducta sexual; es como un compromiso conyugal en el que ninguno de los dos va a amarrar al otro en una silla y torturarlo para que se haga una prueba de Elisa o le confiese cuándo fue que tuvo la última relación sexual de alto riesgo. Desde mi punto de vista, dos que se embarcan en la causa común del amor son libres de elegir la protección a la hora del sexo o ponerse en los ojos la venda de la confianza y esperar que esa decisión no empañe nunca su futuro y/o felicidad.

Sé que algunos dirán que hay que poner por delante la responsabilidad y no perder la cabeza, y que la vida es más importante que cualquier momento de calentura; mas yo les diré que si yo acepto una relación estable, confío, y si la persona se hace frecuente, confío, y que sólo recurriré al condón si se trata de alguien a quien nunca antes he visto.

Sé que juego a la ruleta rusa y mucho, y ha habido veces en que me ha asaltado la preocupación, pero es parte de la vida, y sé que en algún punto de mi existencia, lejano o cercano, me espera una prueba de Elisa, que será como la redención o el fuego eterno, y en ese acto sólo habrá un responsable y protagonista: Yo.

Categorías:Sexo Etiquetas: , , , ,
  1. junio 13, 2011 en 4:57 am

    Aquí en Barcelona se calcula que un 20% de la población gay es portadora del VIH pero puede llegar hasta un 40% porque hay un alto porcentaje que no lo sabe. Y esos que no lo saben son los que mas preocupan.
    Además el VIH es asintomático por lo general y solo se desarrolla algo a partir de unos 7 o 10 años con el virus que entra a la fase SIDA.
    Por ello es mejor hacerse los chequeos con tiempo antes de llegar a la terrible fase SIDA y si ¿Sale positivo? pues no pasa nada. Los tratamientos retrovirales al menos en España son muy buenos y se puede tener una buena calidad de vida y conozco a varios chicos aquí con su estado serologico positivo. Y en Lima tambien conozco a uno que le va bien tomando la medicación. El unico problema son las enfermedades oportunistas que se pueden presentar.
    Lástimosamente cuando se está enamorado muchas veces se cae en la típica “confianza” como bien dices y alá a follar sin condón. Se cree que esa es la forma mas común como se desarrolla la infección por “confianza” por sentir como tu novio o tu mismo se “corre dentro” y basta con una relación de riesgo para que empieze todo el proceso.

    El problema en países como Perú y lo he notado es que la prueba de Elisa no está del todo extendido en la población LGBT. Y es increíble la forma como muchos tienen relaciones de riesgo y alguna vez pase por un susto que me dejo muy mal emocionalmente y que me sirvió de “cura” para no confiar más por una cara bonita o lo que sea y luego estar de 3 a 6 meses en cuarentena pasandolo mal aunque luego salga negativo.
    Siempre apostar por la prevención, pero si se tiene algo pues nada a “apechugar” y seguir adelante, que hay enfermedades muy mortales que tienen el rótulo de MUERTE a corto plazo, dígase un cáncer de páncreas, por ejemplo.

  2. junio 16, 2011 en 6:17 am

    Un dia hablando con un hombre de 26 años, me decia que habia tenido relaciones con un tio que le gustaba mucho y a quien habia encontrado en un cruising, follaron tres o cuatro veces sin preservativo, cuando le conto esto a su mejor amigo, este le enumero todos los riesgos que corria al tener sexo a pelo, este tio me hablaba de lo fastidiado que estaba, que el sabia perfectamente el riesgo que se corre, sobretodo siendo conciente del lugar en el que encontro a este tipo, todo esto le importo poco, queria tener relaciones con el sin ningun pensamiento, sin ninguna preocupacion y corriendo el riesgo, hasta aca todo bien, le di la razon.

    Casi dos años despues, en el Hospital a donde voy ha hacer la prueba de elisa al menos una vez al año, encontre a este amigo, no era mas el mismo chico alegre y libre de preocupaciones, sospechando algo, muy diplomaticamente le pregunte si habia ido ha hacerse tambien el la prueba de elisa, con una voz desafiante y queriendo esconder su malestar me respondio: “vengo ha hacerme los controles, pues soy hiv+”, no me dio tiempo a decirle mas, me saludo velozmente y se fue, casi sin darme tiempo a responderle el saludo.

    Finalmente lo vi hace algunas semanas, esta vez lo encontre en pleno centro de Roma a dos pasos de donde trabajo, estaba mucho mejor de la ultima vez que lo vi, un poco dudoso lo salude, al contrario de la ultima vez que nos vimos me saludo con los tradicionales dos besitos que se acostumbra por estos lares, me presento a su nuevo novio y fiel a su manera de anticiparse a los hechos, me dijo: “el no tiene mi mismo problema”, me dio gusto verlo, me dejo su nuevo numero telefonico y una semana despues lo llame, un poco por diplomacia y un poco por curiosidad, toco el el tema de la penultima vez que nos vimos y me dijo algo que me dejo muy pensativo, “la vide de un hiv es muy normal, ahora la gente no se hace muchos problemas cuando se los dices, pero cuando recibes la noticia….. es algo que no le deseo a nadie”

  3. junio 17, 2011 en 10:07 pm

    Es verdad lo que dicen, amigos; desafortunadamente no se puede deshacer lo hecho. Las cosas que uno hace las hace (creo yo) a conciencia y, como todo, hay consecuencias buenas y malas.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: