Inicio > Mundo > Switch off: cuando la vida no da para más

Switch off: cuando la vida no da para más


¿Quién tiene derecho a decidir sobre la propia vida si no es uno mismo? ¿O debemos esperar, acaso, que un ser superior haga su voluntad sobre nosotros y señale la fecha y hora precisas para nuestra partida? Éste es el dilema que se plantean a diario miles de pacientes terminales quienes viven horas de suplicio en la etapa final de sus vidas, sin la mínima esperanza de que la ciencia pueda hacer algo por ellos. Quienes son creyentes se encomiendan a su dios y ven a través del dolor un maravilloso camino para llegar a la gloria eterna; mas esa hora no llega y los desahuciados tienen que tolerar períodos de dolor inacabables e inhumanos, todo por seguir sus preceptos morales o porque los familiares más cercanos no quieren dejarlos partir todavía.

No obstante, no se toma en cuenta que cada hora o día en que se prolonga la vida del desdichado ser humano, las cuentas del hospital crecen por el espacio que el paciente ocupa y por el tratamiento que supone mantenerlo con vida. Además, la incertidumbre de los seres queridos es una variable constante pues, esa vida, quiéranlo o no, está extinguiendo su llama ante sus ojos día a día y es una pesadilla que tienen que soñar despiertos.

Peter Smedley, británico de 71 años y multimillonario hotelero, era consciente de su propio mal (neuronal) y también del que le causaba a sus familiares quienes lo veían sufrir cada día, y decidió, en diciembre del año pasado, terminar con su propia vida por medio de la eutanasia en una clínica suiza que realiza estas prácticas desde el año 1997. Inclusive se hizo filmar en el preciso instante en que toma barbitúricos para, segundos más tarde, morir en presencia de dos mujeres, una de ellas su esposa. Talvez este hombre quiso documentar su muerte para dar mostrar que se puede elegir la hora de despegarse de este mundo, si es que las circunstancias lo ameritan. De este modo, queda demostrado que, aunque el recuerdo de la muerte súbita sea muy punzante, no lo será tanto comparado al martirio que significaría prolongar una vida innecesariamente.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: