Inicio > Familia, Sociedad > Blah, blah, la paternidad homosexual, blah, blah, blah

Blah, blah, la paternidad homosexual, blah, blah, blah


Entre las cosas que un mal llamado “colectivo GLBT” reclama para su inserción (léase “aprobación”) en la sociedad contemporánea está la ya manoseada “homoparentalidad” o paternidad homosexual. Mediante ella se busca que la adopción y crianza de un niño sea posible para dos personas del mismo sexo con todo el apoyo legal que ampara a los heterosexuales. La gran interrogante surge cuando nos ponemos a pensar en qué es lo que realmente significa ser padre y si con ello los gays podremos de verdad sentirnos totalmente completos y realizados como seres humanos, y si todo ello no será más que un circo montado para llamar la atención del resto y tener fotos que colgar en Facebook o videíllos que poner en YouTube con las imágenes de nuestro hermoso “homorretoño”. O talvez nuestro niño resulte cantante y cuente en una melodía lo feliz que es con sus dos papás quienes, en caso de ser necesario, “pueden ser su madre” (ver vídeo adjunto).

El tema de fondo es que este sueño de tantas parejas (o individuos) gays se proyecta como la cerecita del postre que hará que la relación sea totalmente completa y feliz con un niño que crecerá fuerte y sano y, sobre todo, libre de prejuicios y abierto a todo tipo de relación humana. Los gays quieren demostrar que no sólo viven de la farra y el exceso sino que también tienen valores y voluntad para sacar adelante a un elemento útil a la sociedad, un ciudadano que sea semilla del cambio y homogeneidad de trato para todos sin excepción. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la paternidad no es necesariamente el elíxir que nos hará promotores de una familia feliz y nos unirá más como pareja. Veamos el caso straight: las nuevas generaciones del presente siglo, hijos de uniones heterosexuales, muestran adolescentes desadaptados y autodestructivos porque son fruto de relaciones rotas o enfermizas. ¿Tendríamos los gays una suerte distinta? ¿Acaso no existen los mismos problemas en las parejas gays? ¿No padecemos también de neurosis e inestabilidad, al igual que los héteros? ¿Qué será de esos niños homoproducidos cuando lleguen a la adultez? ¿No bastará con haber crecido viendo a uno de sus progenitores quedarse solo y cambiando de pareja cada mes, sino que también tendrán que haber lidiado con los dedos de todo el mundo señalándolo como la triste víctima de un error social?

A  mi modo de ver, todo surge a raíz de una gran enfermedad social llamada “necesidad de igualdad” que en casi la totalidad de casos tiene resultados catastróficos. Como muestra un botón:  el feminismo, que perseguía como objetivo que las mujeres tuvieran los mismos derechos y oportunidades que los hombres, produjo espantosos engendros andróginos y ahora vemos casos de mujeres militares, boxeadoras o futbolistas que más que un ejemplo de igualdad nos producen una reacción de sorpresa y risa por estar totalmente fuera de lugar.

Creo que es hora que todos los individuos: hombres, mujeres, homosexuales o lo que fueran, dejemos de estar envidiando la alberca del vecino y nos concentremos más en construir una identidad propia en la cual seamos capaces de realizarnos a plenitud y sin contradicciones.

  1. beato81
    junio 20, 2011 en 1:25 pm

    Personalmente si quisiera formar una familia x el simple hecho de poder compartir mi experiencia de vida y poder aportar al desarrollo de un niño. Creo que hay parejas gays y heteros malas en todos lados. Todo depende de como uno lleve su vida.

  2. junio 21, 2011 en 11:20 am

    Por supuesto, Beatita, y para ello quieres dar tu semilla en un frasquito a tu mejor amiga; ¿no que no?

  3. beato81
    junio 21, 2011 en 11:39 am

    hehehehe no!!! La adopción me parece una opción válida e importante. Pero el no tener hijos no te hace ni hará mejor persona. Pienso que no debiera estar como un “must” en nuestra vida.

  4. junio 21, 2011 en 12:52 pm

    Ah, bueno, entonces convérsalo con Marce, a ver qué opina.

    Me gustaría saber qué opina nuestro Piccolino, aunque él ya tiene dos hijastros por parte de su actual novio. Recordemos que su rol es el de la Madrastra Malvada en el castillo del rey galo.

    Me pregunto si la relación del Piccolino con esos chicos será tan cordial como la que tenía Gisela Valcárcel con los hijos de su ex Javier Carmona 😀

  5. beato81
    junio 21, 2011 en 1:02 pm

    sobre todo considerando que uno de los hijos tiene la edad de nuestra querida Virgencita….

  6. junio 22, 2011 en 4:22 am

    Visto que he sido interpelado en este tema, respondo y aclaro que no son dos, mas son 4 los hijos de Jean: Marie, Claire, Mark e Ugo, de 26, 23, 20 y 17 y una nieta de 3 añitos, conosco a Marie y Mark y a decir de Jean tambien la segunda hija Claire esta curiosa por conocerme, me han invitado a viajar con su papa a la ciudad donde viven y con Mark que es el fiel retrato de Jean a pesar del obstaculo del la lengua, pues el habla poco italiano y un poco de español y yo con mi ingles macarronico y mi frances casi nulo, se ha creado una suerte de amistad.

    En cuanto al hecho de la paternidad, pienso que mas que un deseo de narcisismo y superficialidad en muchos exista un deseo verdadero de dar a una criatura todo el afecto que uno puede tener dentro, el ser humano en su vida tiene siempre prioridades, hay a quien le interesa la carrera, el dinero, o quien se da por entero a un amor y tambien hay quien pone como prioridad la familia, yo desde siempre, desde mucho antes que exista facebook, los matrimonios homosexuales y los dilemas y debates sobrela paternidad de homosexuales he deseado tener un hijo, con mi ex novio abrigabamos el deseo de tener un hijo, lo hablamos quizas muy pronto, quizas entendiendo que nuestra relacion era fragil y que necesitabamos de un buen motivo que nos hiciera estar juntos. Jean, dice que ser padre es una experiencia unica y maravillosa y que desearia que yo experimente en carne propia el hecho de ser papá, pero estamos de acuerdo que es aun temprano para encaminarnos en una decision de este tipo.

    Por este y otros temas cada vez estoy mas convencido de tu modo de pensar que va mucho con el pensamiento de la derecha, yo pienso que el ser humano sea cual sea su condicion, sexo, color, tamaño debe ser libre y ser apoyado de tomar las decisiones que lo puedan hacer feliz, los prejuicios estan siempre demas, entiendo que parte de lo que dices sea una invitacion a reflexionar, pero cuando dices que un niño de padres homosexuales sera estigmatizado puede que tengas razon pero tambien subestimas al ser humano, recuerda que el mundo cambia la gente cambia, en algunos paises no importa quien te pario, de donde vienes o a donde vas, importa que eres un ser humano y eres parte de la sociedad, eres parte de la ciudad, de la comunidad.

    • junio 23, 2011 en 8:17 pm

      Es cierto, Piccolino, depende de muchos factores; mas en lo referente a ser feliz, creo que hay que desprenderse un poco de los egoísmos personales y pensar más en el hijo que pretendemos traer a este mundo. ¿Podremos realmente hacerlo feliz?

      Por otro lado, veo que no tienes dos hijastros sino 4, y una nietastra; ¿qué dicen ellos de ti? ¿cómo te llamará la niñita de tres años? ¿nona? 😀

  7. junio 23, 2011 en 1:43 am

    Definitivamente que un hijo de familia homoparental dependiendo en la sociedad donde nazca favorecerá o no su desarrrollo.
    Por ejemplo el niño del video, es un niño de una familia homoparental nor-europea y estas sociedades no están con tantas pajas mentales sobre si un niño es fruto de una adopción, tienes dos padres o dos madres, porque son sociedades donde asumen que el ser humano independiente de su orientación sexual, tiene la misma capacidad para poder dar una buena educación a un crio.
    Y esto no es lo único que ha cambiado en cuanto al prototipo de familia. Ahora hay mas niños con padres divorciados que con padres felizmente casados. Sin olvidar las madres solteras (en Perú esto se puede contar por miles) o niños que son criados por los abuelos porque los padres se mandaron a mudar y nadie dice nada.
    En Perú no creo que ni en mis próximas tres reencarnaciones pueda ver casos como los que se ven en Europa. Y no es que la gente no este preparada, es que la gente no quiere prepararse. Prefiere quedarse en su letargo o encerrarse con candado en su armario mental y físico, viviendo así felizmente engañados.

    Ademas el homosexual de cualquier parte que ha querido tener hijoslo ha hecho desde siempre. Se metía en un saco heterosexual, seducía a una chica, luego venia el clásico paripé de boda y familia tradicional y vamos, a engendrar. Pasaban unos años pedían el divoricio o separación y de vuelta a los ruedos gays en busca de tetosterona. O si no llevar una doble vida y honestamente eso no creo que sea la mejor para ningun ser humano.

    Creo querido rodeochamp que te falta un poquito mas de mundo. Observas las cosas de refilón sin conocer muchos casos. Recuerdo en una visita a Lima que escuché a decir al ahora preso Carlos Cacho, “El matrimonio gay es una huachaferia de las maricas”, yo me pregunté ¿Y este que se cree, una mujer o un machote heterosexual? claro recibió el aplauso de mucha gente que asentó ante su estúpida frase y por dárselas de “sabia” la tonta termina presa.
    Yo creo que mas huachafería es que un gay trate de congraciarse con los demás atacando a sus propios pares, utilizando métodos muy arcaicos. Entiendo que los gays hemos sido vapuleados desde siempre pero no me parece que una forma de ser “aceptados” sea llevando una doble moral.

    En lo particular nunca he sido adepto a formar familia. Quien sabe mas adelante, por suerte cuento con ese derecho y es ahí la ventaja de la “igualdad de derechos” contar con ellos y decidir si se escoge o no. Por lo menos en el caso nuestro si deseamos tener familia será algo bien planificado y buscado, hasta decir que nos puede costar un dinero, por tanto todas esas bases nos dan la garantía que se hará un buen papel, a diferencia de muchas parejas heterosexuales que tienen hijos por accidente y que despues del bautizo bajo el nombre de Dios y la resaca oportuna, se hartán y el macho de turno se larga.

    Un Saludo

  8. junio 23, 2011 en 8:48 pm

    Mi querido Saulín, te estaba esperando por aquí.

    Cuando dices que el prototipo de familia ha cambiado estoy 100% de acuerdo contigo pues, como digo en el artículo, con la ruptura de tantas familias, son cada vez más las personas solteras que se hacen cargo de un niño o, también se da el caso de que ambos abandonan al menor por no querese responsabilizar de él; y yo veo esto dramatizado en el caso de un gay, pues, al menos en el tercer mundo, no existirá una pensión alimenticia que alivie los gastos del progenitor que se quedó solo.

    Ahora, lo que no entiendo es cuando dices que en el Perú la gente no quiere prepararse para la homoparentalidad; ¿será que no hay muchos gays en el Perú que quieran ser padres? ¿Será que son más conscientes de la sociedad en la que viven como para traer y criar a un niño en una cueva de lobos? No se trata de subirse a un carro alegórico con osos y travestis, así no se arreglan las cosas; el problema está enraizado en la sociedad.

    Discrepo contigo cuando dices que los homosexuales que querían tener hijos (hablando del pasado) creaban toda una parafernalia que terminaba en matrimonio con una mujer y el consiguiente embarazo de ésta. Si tener un hijo hubiera sido el propósito de todo este circo, pues muy loable hubiera sido, mas ése no era el motivo. La razón era la presión de la sociedad sobre algunos gays débiles de carácter que terminaron cediendo porque “todos tienen que casarse” y luego de unos años se dieron cuenta en el lío que estaban y huyeron despavoridos con la trenza suelta y sin importarles el hijo para nada.

    Otro punto es que no es que yo observe las cosas de refilón ni de repopiletón, las aprecio desde el punto de vista de alguien que vive en un país “en vías de desarrollo”, que parece vas olvidando a qué sabe. No todos hemos tenido la oportunidad de mudarnos a un país europeo y cambiar nuestro modo de hablar y de pensar. Las realidades son bien diferentes y no se trata de comparar a nadie con el tristemente célebre Carlos Cacho (no me siento aludido); él puede decir lo que quiera, al final, es un completo oportunista y un estúpido figureti que ha terminado preso por atropellar a un fulano, no por decir las estupideces que dijo sobre el matrimonio gay; ¡ojo! No confundir. No me considero un gay que viva encapsulado en una carcasa straigth ni mimetizado con los héteros para que éstos no me marginen; soy como soy, pienso lo que pienso y critico lo que me parece que está mal, venga del lado que venga. No soy de los que, porque pertenecen al “colectivo” voy a apoyar cuanta barrabasada se haga por ahí.

    No sé si realmente Sudamérica llegará a ser como Europa alguna vez (sinceramente lo dudo), y si no llega a serlo, pues no creo que esté mal. Europa no es el paraíso de nadie y me parece bien que cada continente desarrolle su propia identidad y aprenda a lidiar con sus propios asuntos. Que tú tengas derechos ganados y quieras o no usarlos me parece fenomenal, pero sé consciente de que por estos lares los gays, entre otras cosas, todavía no pueden casarse de peinado alto, bouquet y cola larga, como tú comprenderás.

    Termino diciendo que lo que quiero resaltar de todo esto es que el traer un hijo no va a ser mejor ni peor dentro de un hogar homosexual que en uno heterosexual, pues la sociedad tiene taras que se ven en todos los géneros y orientaciones. Si la relación con tu pareja está mal, un hijo no la va a mejorar; si la relación con tu familia está mal, un hijo no la va a arreglar; al contrario, si tienes un problema de ese tipo y traes un hijo al mundo, lo vas a hacer partícipe de esos conflictos y eso no es justo para él. Mi ex pareja me planteó la “urgencia” de convertirse en padre y ése fue el detonante para que nuestra relación terminara, pues no consideré que estuviéramos listos como pareja (y mucho menos él como padre) para encarar semejante viraje de timón en nuestras vidas.

    Reflexionemos.

  9. cristian
    junio 24, 2011 en 7:18 pm

    yo creo , que los cimientos de una familia , es el respeto , amor sea este hetero o homo.
    No se basa en el hecho de que el niño tenga unos padres, de distinto sexo. El hecho que
    ya los jóvenes , no tienen comunicación con sus padres están ala deriva no saben lo que quieren ni para donde van. esto les provoca una inestabilidad , se refugian en las drogas
    que es mundo muy difícil de dejar .

  10. yereac
    junio 25, 2011 en 1:06 am

    A pesar de lo comentarios de los antecesores, no creo que sea de buena influencia para un niño tener dos padres del mismo sexo.

  11. junio 25, 2011 en 7:37 am

    José no te piques, vamos que lo de Carlos Cacho no era por alusiones ni mucho menos. Tú no eres una loca perdida. Simplemente lo pusé como ejemplo ya que muchos gays en Perú si bien no se suben al carro del Orgullo Gay, infectado de travestis y osos, se suben al carro de la moralidad heterosexista, porque es mas cómodo.
    A tal punto llega esa moralidad que me da risa al leer lo que dices del matrimonio, vestido y buquet. Aquí los gays no nos casamos así, porque los derechos no los volvemos espectáculo de circo.
    Quien quiere casarse con esa indumentariia esta en su derecho, pero por lo menos en la mayoría de países de Europa Occidental quien se quiere “transformar” lo puede hacer y si se llamaba Abel ahora se puede llamar Isabel y puede constar en su DNI, porque tambien hay ese derecho de identidad género, ante lo cual yo no me siento aludido.
    Piccolino sabe bien como se efectue una boda homosexual o al menos conoce los trámites a realizar, yo estoy en ello, pero no es para atarme a mi novio de por vida, es porque queremos legalizar nuestra unión a efectos administrativos, como pedir una hipoteca, seguro de vida, herencia, etcétera y si no funciona existe otro derecho llamado divorcio.

    Yo no me olvido de mis raíces ni mucho menos. Sé que en Perú quienes mas se quejan son los primeros que muerden la almohada. Y lo digo porque he conocido a muchos gays de las altas esferas sociales casados con una mujer, con hijos y maricones perdido los fines de semanas en sus reuniones privadas. Inclusive sus propias mujeres lo sabían y como todo se trata de “aparentar” solo se pide discreción en los encuentros clandestino que puedan tener. Por ello mencioné lo que los gays que han querido tener hijos lo han tenido de la forma que sea.
    Aquí en España en la dictadura franquista cuandos a los gays se les aplicaba la ley de vagos y maleantes, muchos por “TEMOR” hicieron eso. Con la llegada de la democracia y de los “DERECHOS” ese temor se esfumó y salieron del armario en masa (no todos) y ahora hacen una vida homosexual plena sin olvadarse de su descendencia.
    Y no era una cosa de presión social. Presión social puede tener una figura publica, un ministro o un galán de culebrones, los demas somos seres humanos comunes y corrientes, que pueden actuar y pensar equivocadamente debido al MIEDO.

    Por otra parte, el tener un hijo no es que va fundir la relación de dos personas sean homosexuales o no. Eso en una relación heterosexual ha funcionado en algunos casos ya que la mujer decidía cuando quería quedarse embarazada. Mientras nosotros tenemos que lidiar con todos los trámites de una adopción y que no es nada fácil, ya que los vientres de alquiler es un recurso ilegal, al menos por estos lares.
    Ahora si una persona quiere optar por una adopción, le falta un pilar muy importante llamada PAREJA. Si no la tienes, fuistes como decimos en Perú. Y es que cuando se está solo se miran las cosas desde una prespectiva mas individualista y no es para menos. Ya estar solo es complicado en ciertos momentos cuando se siente la necesidad de tener alguien al lado.
    Tambien existe la posibilidad de que una “amiga” se preste a tener un hijo y luego nosotros lo podamos ver algunas horas los fines de semana, como si se tratará de un estreno de cine y evidentemente pagarle la manutención. Y de esos he conocido a mas de diez en Lima.
    Te pondré un ejemplo: Si yo quiero adoptar a un niño tengo que estar casado como mínimo 5 años con mi novio y tener unos ingresos mínimo de €60,0000 anuales brutos. Ademas tener casa propia con habitaciones disponibles para el niño y coche. Si acaso mi marido y yo decidieramos terminar ese vínculo, el gobierno se encargaría de indicar quien se queda con el niño, si acaso no hay acuerdo. Y si me lo quedo yo, mi marido tiene que pagarle una manutención. De lo contrario va a la cárcel, sin mas ni menos. Así que es un asunto mas que complejo.
    Por otra parte José patinas con fuerza de que Sudámerica tiene su propia identidad prohibiendo tales derechos como matrimoio y adopción. En Argentina te puedes casar y adoptar, en Brasil y Uruguay puedes unirte civilmente y tambien adoptar. En Colmobia puedes hacer un contrato de convivencia entre parejas del mismo sexo. Y si subimos un poquito vemos como ejemplo México, país tradicionalmente católico, machista y con todo lo que se cuece que ha reconocido ambos derechos.
    Por tanto, quien no quiere avazar o aprender es porque no se le da la gana. En Perú no pasará esto por el simple hecho que los supuesto lideres de los movimientos homosexuales son unos fantoches que viven de subvenciones y les interesa solo buscar reconocimiento. No hay una unidad colectiva, por lo mismo, MIEDO.
    Ah y cuando puedas dar un saltito por estos lares por estas fechas verás los carros alegóricos del Pride Gay y verás semejantes hombres hermosos que se suben en él. Es muy divertido.
    Saludis

    • julio 1, 2011 en 5:38 pm

      Mi querido Saulín:

      No me pico; mas veo que me sigues inculpando. Yo no estoy del lado de los heterosexuales y mucho menos de la moral heterosexista; yo tengo mis ideas que nacen de mi cabeza y no hablo en nombre de nadie.

      Lo del peinado alto y el bouquet es una broma, hombre ¡no te piques tú! Que ya me has dicho que te casarás en hoja de parra 😀

      Me dices que me falta calle y que me falta mundo porque no menciono (o reconozco) la facultades que están ganando los gays en Sudamérica; mas ése no es el punto. Yo dije que en Europa el tema se toma de otra forma y las costumbres son otras, por eso no creo que América llegue a ser jamás como Europa ni en diez siglos.

      A mí la legalización o no legalización de las uniones gays me interesan un soberano rábano porque yo no pienso beneficiarme de ellas así me las quieran regalar. Prefiero estar solo y sin “derechos” a estar pensando que mi relación se va a terminar tarde o temprano y que para eso está el divorcio (mejor para eso no me caso). Y vamos, Saulín, ¿por qué no has permitido que tus fans comentemos en tu tema del ORGULLO GAY que pomposamente has publicado en tu página? ¿Tanta veneración le tienes a esa “declaración de la independencia” gay?

      Por último, es buena la recomendación de ver el desfile de osos si de recrearse la vista se trata. Lo veré por YouTube porque no tengo dinero para un pasaje a Europa.

  12. Edgard Rodriguez
    junio 30, 2011 en 3:54 am

    tranquilos calichines, ahora tratemos de no irnos a los extremos, no creo que en Perú la gente sea tan cerrada que serviran tres o cuatro generaciones para poder gozar de plenos derechos civiles, pienso que las libertades sociales van de la mano con la mejoria de las posibilidades economicas, exactamente como sucedio en España, en todos los paises España incluida hay muchos gays que por la apariencia se casan con mujeres y muchas veces viven una doble vida y para esto no hay necesidad de ser personajes publicos importantes o de segunda, basta que se quiera mantener el puesto de trabajo o no hacerles venir el patatus a las tias y abuelas que cada tarde rezan el santo rosario, estas son realidades que no creo desapareceran en nuestros paises porque es la naturaleza de nuestras razas, los nordicos son otra cosa y España no se puede comparar con Belgica o Holanda y mucho menos con Noruega o el Canada, el temperamento de estos pueblos es distinto al de los latinos, americanos o europeos que sean.

    En cuando a los matrimonios y como estos se realizan, mmmmmm aca no estoy del todo de acuerdo con ustedes dos, porque en este caso tambien tienen razon los dos, en Bruselas una tarde que estabamos tomando una copa de vino en un bar del centro donde se reunen muchos gays, un amigo de Philippe, sordomudo con un fisico de stripper estaba repartiendo invitaciones, la ceremonia seria en el “hotel de ville” asi se llaman los municipios en los paises francafonos, luego un aperitivo en un local gay al abierto y la fiesta en el sauna de bruselas, con orgia incluida al menos esto me dijo Philippe.

    Otra pareja, que son amigos mios; se casaran los dos en terno blanco Armani, hicieron un almuerzo para sus testigos y familiares y una fiesta en el Hilton para 180 personas.

    El mio inicialmente debia ser, desayuno con los amigos al fontainas, mi bar preferido de Bruselas, luego todos juntos al municipio y luego de la ceremonia el aperitivo en la que debia ser mi casa, Philippe mi ex, comenzo diciendo que era un buen programa, debiamos tener como invitados a 12 personas luego aumentaron a 16 y cada dia se agregaban dos mas al final eran como 50, debiamos hacer una fiesta como minimo en un hotel y esta no era la idea original y tambien este fue uno de los motivos por los que me tire para atras.

  13. julio 1, 2011 en 5:40 pm

    Tienes mucho qué contarnos acerca de ese “eslabón” de tu historia que versa sobre tu arrepentimiento antes de casarte. Ya veo que uno de los factores fue el número de invitados, y no creo que haya sido porque tu novio te quería hacer bailar el vals vienés con todos, sino porque parte del dinero para tamaño agasajo iba a salir de tu bolsillo también.

  14. julio 3, 2011 en 11:18 am

    José despues de leer tus comentarios me doy un cuenta de una sola cosa: “No crees en las relaciones de pareja”. Ese el punto que te dé igual que se reconozcan o no los derechos igualitarios entre todos los seres humanos.
    Directamente mencionas que no quieres acatarte a un derecho uniendote en matrimonio con otra persona por el hecho de que no va a durar la relación y tengas que pasar por los jodidos trámites de un divorcio.
    Ante eso, solo esperaré con alegría el día que nos digas que tu corazón tiene dueño y suena como una maraca de felicidad por tener alguien que te quiere y tú le quieres. Quizá cuando eso suceda, vendrá todo lo demas. Una convivencia y cuando se está en convivencia comienzas a plantearte cosas como, ¿Por qué esta pareja hombre/mujer tiene mas posibilidades que yo que estoy en una pareja de mi mismo sexo? Tiempo al tiempo 🙂

    Por otra parte he desactivado los comentarios en mi entrada porque haré otra con los acontecimientos que he vivido en ambos Pride Gay que he acudido. Tanto el de Barcelona como el de Madrid donde me encuentro ahora. Y no sé si esperar al de Sitges que es aún el 06 de Julio. Con material en mano con pro y contras haré un post que se pueda debatir. Ademas si lo leíste bien, incluyo cosas que pasan por aquí y quiero hacerlo luego un poco mas global.

    Con respecto a lo que dice Edgar con que los latinos somos diferentes a los nordicos es correcto. España por suerte no se puede comparar con Suecia o Canada, porque perdería encanto, por ello gays de todas partes como yo vivimos aquí porque se respira libertad social y la “marcha” es estupenda. No es aburrido o caótico.
    Y ahora quien quiere casarse con una mujer para aparentar, si lo hace es porque le da la gana. Por ser gay aqui no corres el riesgo de perder el trabajo, por poner un caso. Ni tampoco si te besas con tu pareja te multan como sucedió hace poco en Roma donde una pareja les multaron con dos mil euros por besarse cerca del coliseo romano. Y eso sucede, porque como bien sabe Edgar, ciudades como Roma despide un catolicismo rancio a diestra y siniestra.
    Y no se trata de imitar a lo que dices que Sudamerica sea igual que Europa, se trata de igualar los derechos civiles. Y eso los países que te pusé en el comentario anterior, ya lo han hecho o están en ese paso.

    En serio que esa boda con orgía incluida es una gilipollez en todo el sentido de la palabra. La mía será en el Ayuntamiento y luego ir a un restaurante muy bonito cerca de la playa y como maximo 50 personas. En comidas, bebidas, pastel y arreglo floral nos cuesta unos €3500. Y los trajes no serán de Armani sino hechos a medida por una amiga nuestra con telas que traeré de Lima junto a las alianzas.

    Saludis

  15. Edgard Rodriguez
    julio 4, 2011 en 6:53 am

    El hecho del beso cerca del coliseo no estuvo muy claro del todo, hay un grupo de gays italianos que quieren siempre pasar de victimas, lo que ellos no cuentan es que no estaban “solo” besandose, mira que te puedo contar de como se vive en Roma y no es tan terrible como la pintan, Roma diria yo que es una ciudad mas que tolerante no es una deseada meta gay, porque ya el temperamento italiano es distinto, la gente es mas reservada, se bebe menos es cierto que no es Madrid o Londres, pero tampoco es Kabul ni Estanbul, las muestras de afecto si alguna veces son motivo de miradas sorprendidas y asqueadas, otras, muchas veces son motivo de un poco de embarazo y/o sorpresa algunas veces sonrisas complices y otras indiferencia absoluta. Yo no me eximo de nada, ni de muestras de amor a mi hombre ni de la tranquilidad de una vida en una ciudad tranquila donde si uno quiere vivir una vida mas serena, con amigos y de cuando en cuando se quiere zambullir en una ola arco iris, puede encontrar todo sin necesidad de correr tras la mandria o tener calles y calles de bares dedicados a “gente” como yo, no creas Saul que a todos nos gusta la fiesta, si fuese que a mi me gustara ese ritmo estaria viviendo en Paris, Berlin o Bruselas, en españa sois demasiado, para eso prefiero mi Perú.

    A muchos gays les sorprende que no todos tengamos los mismos intereses, claro que jode bastante que en Italia no hayan libertades sociales como las de España o todo el resto de Europa, nos quedamos muy atras en cuanto a derechos civiles y esto es muy negativo, pero Italia esta atras en muchas cosas, como decia mi amigo en una reciente conversacion, las recientes elecciones han mostrado que en Italia no todo esta perdido del todo, que la gente esta como anesteciada, pero se espera que pronto este efecto pase y cuando esto pase volvera a ser lo que fue en pasado. Esperemos.

  16. Edgard Rodriguez
    julio 4, 2011 en 8:20 am

    y en tanto no cambio Roma por nada en el mundo… menos mal que a mi actual marido esta ciudad le encanta.

  17. julio 4, 2011 en 10:48 pm

    Ya, chic@s, dejen de sacar pecho por sus respectivos países adoptivos, que si en uno se condena el beso, que si en el otro no se condena; que si el uno se iba a casar de Armani y el otro se casará de Gamarra … no creo que una cosa sea mejor que la otra, sólo quisiera saber cómo terminarán vuestras respectivas historias pues, que yo sepa, la eternidad nunca ha estado en sus diccionarios.

    Y no soy yo, Saulín, el que no cree en las relaciones de pareja, tú has planteado que te casarás por los derechos y todo lo demás (mas no leo por ningún sitio la palabar “amor”), pero, que si no funciona, existe algo llamado “divorcio”. Si yo creyera en el matrimonio no hablaría del divorcio.

    Ahora, dices que si mi corazón latiera de felicidad como maraca entonces empezaría a cuestionar por qué los héteros pueden casarse (¿ser felices?) y nosotros no … hmmm. Te recuerdo que tuve una relación de dos años bastante cuajada en la que se habló de matrimonio (no lo dije yo, por cierto) y que, cuando se habló de hijo, adopción, embarazo, etc, la corté en “one”.

    Lo del corazón que suena como maraca … no lo sé; talvez pronto les dé una noticia 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: