Inicio > Sexo, Sociedad > ¿¡Qué has hecho con tu vida, Bartolomééééé!?

¿¡Qué has hecho con tu vida, Bartolomééééé!?


Otrora diligentes y discretos, los modales de Bartolomé han tomado las de Villadiego y hasta él mismo no se reconoce en el espejo de sus recuerdos matutinos. Su vida simplemente ha dado un vuelco y ya va cabalgando una bestia que parece no poder controlar. Su fama se va extendiendo por toda la ciudad y ya los padres temerosos encierran a sus tiernos hijos bajo siete llaves para evitar que caigan en las fauces de tan temible vampiro.

Amo y señor de la juerga, inyecta a su sangre dosis descomunales de alcohol cada siete días, los mismos que ejercen el secreto truco de soltarle la trenza ante los atónitos ojos de sus conocidos, quienes lo veneraban como un correcto y carismático docente universitario. Ya tuvo sexo en el baño de una discoteca de moda, ya se paró en la avenida para ser interceptado, ya amaneció en la cama queen size de un estilista; sólo se espera que un día recapacite y pueda rescatar algo de su ya harapienta reputación.

Pero ¿Quién le insufló tal inquietud? ¿Quién fue su dechado de inmoralidad? ¿Qué turbias manías ha aprendido a imitar? Fue su gurú, fue él, su amigo por doce años; fue él, su antigua presa de carne blanca en una noche tinta de vino blanco. Maldito el maestro y maldito el aprendiz. Fue el ánimo de emular, de estar a la altura, de experimentar lo que lo llevó sin escala cien casillas adelante y sin pasar por Go! Ahora deambula por la noche, sediento de placer y no parece encontrar calma a sus sentidos.

¿Qué dirá su falaz entorno? ¿Qué comentarán sus rinoplásticas divas sabatinas, y sus gólmodis de chaqueta y coche del año? ¿Peligrará, acaso, su permanencia dentro de su turbia burbuja de apariencias? ¿Estará, talvez, cercano el día de su desalojo del círculo exclusivo de maniquíes nocturnos? El próximo capítulo se estará escribiendo este sábado en la discoteca de moda.

Cualquier parecido con algún personaje de mi entorno es pura casualidad.
Categorías:Sexo, Sociedad Etiquetas: , , , ,
  1. julio 8, 2011 en 12:50 am

    caramba…el escritor, ha dejado entrever que el susodicho del articulo, exprime de sus victimas todo su candor, aprovechando su dotes de amante

  2. julio 8, 2011 en 9:32 am

    Mas vale advertir a los amables lectores que el autor del comentario anterior no se parece ni en las uñas al tipo de la foto, así que no se hagan ilusiones 😀

  3. J
    diciembre 11, 2011 en 7:05 pm

    wau nunca pensé decir esto : a quién le ha ganado una persona para despreciar a otra por dinero o por su forma de vestir. Alguien que nace como pobre nunca será aceptado en la aristocracia. Trujillo es muy tradicional y su círculo es demasiado cerrado. A menos que el personaje se case con una aristócrata para pertenecer a esa sociedad, de lo contrario que no siga gastando su dinero por nada. A cierto, vestir ropa de imitación de marcas no es vestir bien, se nota la imitación.

  4. diciembre 12, 2011 en 10:31 pm

    ¡Vaya, angelito! Parece que conoces muy bien al personaje central de esta historia. Talvez nos puedas contar algunos detalles más sobre él.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: