Inicio > Pessoal > Estación 43

Estación 43


Disfruto leyendo los posts que mis amigos los ex Utilísimos publican en sus blogs personales acerca de sus inminentes arribos a una nueva edad, la misma que tiene ciertos parámetros establecidos por la sociedad y, puedo, además, leer entre líneas, el temor que para ellos representa el dar un paso más dentro de la madurez biológica y mental. Hablan de asumir nuevas responsabilidades, de la cierta presión con la que se sienten de ya tener un excelente empleo, casa y pareja estable, los clichés establecidos por la sucesión de generaciones en los últimos años. Yo, en un caso personalísimo, hago mi ingreso a este nuevo ciclo vital de 365 días con tranquilidad, satisfacción y esperanza.

Serenamente puedo decir que estoy viviendo según mis cánones y preceptos y que me aseguro bien de limpiar mi camino de aquellos agentes que intenten desviar mi tránsito a su conveniencia; de esta manera he pulverizado parejas y amigos que decían querer lo mejor para mí y sólo querían envolverme en espirales de vejación y superficialidad. Otro punto es que vivo satisfecho con los proyectos que he emprendido; yo sabía que las nubes negras se terminarían difuminando y que el sol pronto me volvería a mostrar su anhelada sonrisa. Tengo un puesto que ya corre en su décimo año, que, talvez no sea el más rentable, pero es como una tabla de surf que me mantiene sobre la ola permanentemente, cuando muchos ya se han caído y han sido revolcados hacia mares de fracaso. Además, estoy ad portas de iniciar una nueva experiencia laboral que me permitirá renacer profesionalmente y explorar aspectos aún no descubiertos de mi actividad docente. Por último, debo decir que me siento esperanzado en que sabré finalmente encauzar mi vida sentimental para que obre a mi favor y no en mi contra, como ha venido siendo últimamente. Me proveeré de las armas necesarias para derrotar fantasmas del pasado y/o para reconstruir situaciones que, simplemente, demolí con cola de dragón al virar (y no querer ver más) para cambiar despechadamente mi camino.

Es así como llego muy sonriente a mi estación número 43, con buena disposición y buen tiempo, listo para dar la cara al mundo y a la vida y decirles: “¡Aquí estoy y aquí sigo; sorpréndanme!”

Categorías:Pessoal Etiquetas: , ,
  1. Johnn
    agosto 11, 2011 en 2:06 pm

    JUELIZ CUMPLAÑOS !!!!

  2. agosto 11, 2011 en 3:40 pm

    Muchas gracias, querido Johnn, ¿y cuándo estás por Trujillo?

  3. yereac
    agosto 12, 2011 en 3:11 pm

    que habras hecho ayer…..???
    que no contestas…..
    uhmmmmmmmmmmmmmmmm

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: