Inicio > Espectáculo > De sagas, revoluciones y precuelas

De sagas, revoluciones y precuelas


¿Cuánto más puede hacer una saga con respecto a una película que se viene “heredando” generación tras generación? Vemos con frecuencia que los héroes ya bien muertos y sepultados vuelven a vivir gracias a ciertos experimentos u otros recursos científicos; mas, si ello no bastara, ahora las famosas “precuelas” nos cuentan los “orígenes” de nuestra historia favorita. Hollywood  no deja ya nada a la imaginación, pues basta que un filme tenga mediano éxito en la taquilla e inmediatamente el negocio echará a andar con toda esta colección de secuelas, precuelas, orígenes, revoluciones, segundas partes, trilogías y generaciones posteriores, borrando, definitivamente (y mientras vivamos) nuestros derecho a hacer puchero cuando veíamos en pantalla negra la otrora triste frase “The End” de las antiguas producciones.

Es así como la exitosa “Planeta de los Simios” que vimos en nuestro televisor en blanco y negro a fines de los setenta (con el recordado beso entre Charlton Heston y la “mona” Zira), ha seguido llenando las salas cinematográficas año tras año presentando evoluciones e involuciones de nuestros parientes primates, trayéndonos este 2011 una nueva teoría de cómo se creó aquella raza de simios inteligentes y poderosos que, como sabemos, llegaría a dominar al género humano.

La estrella de la reciente entrega de esta historia es Caesar, un chimpancé quien, gracias a haber heredado de su madre capacidades de raciocinio casi humanas, se convierte en el líder y libertador de una gran horda de simios (unos inteligentes y otros salvajes) que se rebela contra los humanos. Cabe destacar la acertada actuación de Andy Serkis (quien personificara a Gollum en el Señor de los Anillos) dando vida a este primate caudillo de la revolución de los simios. En su representación, Serkis imprime al personaje esa ambigüedad entre simio y humano, una postura desafiante y una actitud acentuadamente masculina, sobre todo cuando Caesar se yergue para enfrentar a los humanos.

Andy Serkis

Algo criticable a esta cinta es que, en pleno siglo XXI se sigan presentando personajes asexuados en pantalla. Los simios de la historia, a pesar de ser prácticamente humanoides, carecen de sexo, lo cual, de no haber sido así le hubiera dado al filme mucho más realismo y, seguramente, a la vez, una copiosa lluvia de crítica. Es sólo imaginarse a Caesar con ese aplomo de macho luciendo sus muy bien dotados genitales … nos quedaremos con las ganas.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: