Inicio > Pessoal > Eres hermoso … es la verdad

Eres hermoso … es la verdad


James Blunt nos cuenta en su éxito “You’re Beautiful” una experiencia que, si nos detenemos a pensar, nos ha pasado más de una vez. El cantante dice en su letra que vio a un ángel entre una multitud, pero de la mano con otra persona, mas, lo más lamentable no es eso, sino que talvez nunca más se vuelvan a ver, pues ese encuentro fue casual y las posibilidades de volver a coincidir son prácticamente nulas.

Algo similar me pasó hoy a mí. Tenía cita con el odontólogo temprano por la mañana. El día no se mostraba motivador: un cielo plomizo cubría la ciudad y el viento traía minúsculas gotitas de agua que me tocaban la cara; ello, menos mal, favoreció mi aletargado estado de alerta, ya que la fiesta que los vecinos hicieron anoche no me dejó dormir sino hasta bien entrada la madrugada. Como hombre precavido y puntual que soy, salí temprano de casa y abordé el vehículo público que me llevaría hasta la urbanización donde queda el consultorio del dentista; pero, a veces, mi precaución me hace llegar demasiado temprano a mis compromisos, y ello me ocurrió esta vez. Llegué veinte minutos antes de mi cita, así que, con la intención de dejar correr el tiempo, me paré en una esquina y, ociosamente, me puse a leer algunos titulares de periódicos … Entonces fue cuando lo vi.

Llegó muy apurado (desde la calle opuesta, supuse) y se agachó un poco a hablar con el dueño del kiosko de periódicos. Su actitud me parecía inusual, pues no era la de un transeúnte que se para a leer las noticias al paso, o menos la de un cliente que, generalmente, sabe lo que viene a comprar y no se detiene a negociar con el periodiquero. Yo trataba curioso de volver a ver su rostro, el mismo que me había impactado hacía un segundo, pero que creía que era un juego de mi imaginación. Sólo atinaba a ver parte de su cabello, su oreja y el resto de su cuerpo. Estratégicamente di unos pasos atrás para tener un mejor ángulo y sí, era hermoso; era muy bello. De piel clara que contrastaba con su cabello, sus ojos expresivos y atentos, y sus mejillas cubiertas de fina barba sin rasurar, probablemente de día anterior. Su ocupación momentánea era la de recibir y contar monedas que le proporcionaba el dueño del negocio; finalmente, impacientísimo, recibió un billete, el cual revisó diestramente para confirmar su autenticidad.

Con la misma premura con la que llegó, lo vi alejarse. Raudo al cruzar la pista, pude ver su buena talla y sus bien formadas nalgas que alternaban el movimiento mientras él corría hasta alcanzar la vereda del frente. Lo seguí con la mirada y noté que entregaba el dinero a un hombre que estaba parado en otro kiosko en dicha vereda. Mi mente trataba de atar cabos acerca de la situación y pasó por mi mente que este hermoso ejemplar, pudiera ser, también expendedor de diarios (hecho que mi mente trataba de negar porque nunca vi un chico tan guapo vendiendo periódicos). Mas fue así – sí, señores – este chico bordeó el stand y entró en él, quedándose apenas visible su rostro desde la penumbra que formaban los diarios y revistas que colgaban de un pequeño cordel.

Me quedé pensando largamente en las cosas del destino. Un chico así no se encuentra en las páginas de búsqueda, ni tampoco en una discoteca, un gimnasio o un sauna; así que talvez tenga que modificar mis hábitos de compra de diarios y forzar un poco la situación para volverlo a ver. ¿O tendrá que ser como la canción cuando dice: “… pero es momento de enfrentar la realidad: yo nunca podré estar contigo”?

Categorías:Pessoal Etiquetas: ,
  1. El Tunche
    octubre 16, 2011 en 4:44 pm

    eswte post me toca de cerca. Hace unos años yo vivia cerca de un supermercado donde habia un encargado de la sección licores que me robaba msa de un suspiro cada vez que yo hiba a comprar ahí. Siempre pasaba cerca dela sección licores solo para verlo, pero nunca pude dirijirle la palabra. Así pasaron varios años hasta que él dejó de trabajar ahí y no lo volvi a ver mas.

    Ahora que lo recuerdo me vienen muchas nostalgias.

  2. octubre 17, 2011 en 10:47 pm

    Pues es algo increíble. A diferencia de la canción que mencioné al principio, yo sí he vuelto a ver a este hermoso muchacho, y confirmo que no fue una ilusión óptica.

    Estaba yo saliendo de mi diplomado el domingo acompañado por una compañera de clases y sobreparé un momento al frente de su kiosko. Estaba él ahí. Simplemente bello. Mi acompañante le solicitó desinteresadamente el diario local y él se lo extendió … ¿y a mí? ¡Ni me miró!

    Debo leer nuevamente “El Secreto” para poderlo atraer a mi vida y hacerlo mío … tiene que haber una forma.

    HELP, UTILÍSIMOS!!!!!

  3. octubre 21, 2011 en 3:38 am

    tienes la certeza que juegue en nuestro equipo?

  4. octubre 24, 2011 en 10:52 pm

    No, Piccolino, no tengo certeza. Talvez debería hablarle alguna vez y catar un poco su personalidad. No soy bueno rompiendo el hielo con extraños.

    Una vez vi a un chico muy guapo en una estación de buses. Yo viajaba a Piura (creo). Tanto deseé a ese muchacho que, de todos los destinos de viaje, él coincidió con el mío, y … no lo vas a creeer: cuando subo al bus y miro el número de mi asiento ¡era justo al lado de él!

    Resumiendo, te diré que le llegué a meter letra y nos pasamos las horas del viaje “charlando”; lo pongo entre comillas porque era yo el que le sacaba las cosas con cucharita; en realidad nunca “cuajó” nuestra conversación, y a cada momento se daban esos incomodísimos silencios en los que yo ya no sabía de qué hablar, pues no teníamos nada en común.

    Creo que hasta le saqué el número telefónico (¡victorioso yo!) pero jamás lo llamé porque a través de su conversación concluí que era medio estúpido.

    ¿Quién me entiende?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: