Archivo

Archive for 30 septiembre 2011

De la virginidad y otras virtudes de mi suegra

septiembre 30, 2011 3 comentarios

Cuenta mi suegra que, allá por sus años de adolescente, se enamoró perdidamente de su profesor de escuela. El caballero en cuestión, más de dos décadas mayor que ella, vio en la niña una oportunidad de refrescar su sangre y llenar sus trajinados años con todo el candor y salvajismo de aquella potranca alazana. Es así como, por medio de emocionadas celestinas, honradas por tan privilegiado encargo, los enamorados se enviaban y recibían cartas, citándose en los más desolados (pero románticos) parajes  de la serranía nor oriental, con el propósito único de prodigarse su subrepticio amor.

Como quiera que la niña, prematura en el arte de la seducción, y con la libido a flor de piel, no tardó en demandar contacto físico más allá de un beso, las barreras fueron cediendo, siendo ello motivo para aceptar la aproximación de su galán hasta el punto de hacerlo muchas veces (según ella) estallar de deseo dentro de sus ropas. Al final de una de sus citas, y con las sombras de la noche ya casi cubriendo los cerros, la doncella se percató de que su pollera estaba inexplicablemente empapada. Lo curioso era que en ningún momento habían sus prendas tenido contacto con alguna superficie húmeda del suelo, pues no había fuentes de agua cercanas y tampoco era temporada de lluvias. Su macho cabrío le explicó, con un pudor mal disimulado, que esa humedad provenía de él quien, fruto de su excitación extrema, había liberado el rocío fértil de su amor por todas partes. Sin embargo, fuera de este incidente, los enamorados jamás siquiera pretendieron desvestirse y mucho menos unir sus cuerpos, como a todo pulmón se lo gritaba la naturaleza.

Y como ocurre en toda historia que encierra un dogma, la virginal muchacha y fiel pupila del viejo maestro de escuela, empezó a poco a sentir que algo iba madurando en su vientre y que aquello que crecía dentro de sí iba gradualmente abultando sus ropas, hasta el punto de no poderse disimular más. Al notarlo su madre, la llevó de inmediato al galeno del pueblo, quien no sólo corroboró la preñez, sino que también dio cuenta del milagro: el himen de la niña estaba intacto, pues no había habido ningún tipo de ruptura o desgarramiento producto de coito. La niña era una santa. A pesar del hecho sobrenatural que equiparaba a la adolescente con la diosa hebrea María, la menor tuvo que ser cambiada de escuela y ciudad, pues se condenaba en aquellos tiempos el embarazo adolescente por deshonrar infamemente la reputación de una familia.

Mi suegra cuenta esta historia con lágrimas en los ojos ante los oídos de quienes sabemos que aquello de la concepción sin coito es un viejo mito religioso (imposible de demostrar en nuestros tiempos). No obstante, ella regresa cada año a su tierra a visitar en el cementerio a aquel hombre noble que su dios eligió para hacerla madre de manera milagrosa.

Más allá de las caricias paternales

septiembre 28, 2011 17 comentarios

Se les ha llamado de todo: criminales, monstruos, sátiros, demonios y hasta desalmados. Estamos hablando de aquel género humano que siente atracción sexual hacia menores de edad. Muchos de ellos, miembros del clero, gozan de la inmunidad que les da su condición de religiosos, y tantas veces han sido encubiertos por las altas autoridades eclesiásticas o derivados a diócesis lejanas donde puedan perderse en el olvido y continuar concretando sus depravadas fantasía sexuales. Otros, menos afortunados que los sacerdotes, los ciudadanos de a pie, han sido capturados y severamente castigados por la ley, purgando largos años de condena en sendos calabozos.

Todo lo mencionado anteriormente cae en la categorización de la pedofilia criminal, que consiste en obligar al menor de edad (no necesariamente sanguíneamente vinculado con el agresor) a tener sexo, causándole severas lesiones físicas y mentales, con consecuencias a veces irreversibles.

Sin embargo, existe otro tipo de casos que merece atención aparte. Se trata de aquellos hombres que, simplemente, seducen a sus menores hijos y llegan a entablar una relación sentimental y sexual plenamente consentida por el menor. He tenido acceso a material audiovisual en el que se aprecia a padres e hijos disfrutando plenamente del sexo sin que en ello medie la amenaza, el temor o la violencia; es la curiosidad del niño la que finalmente se transformó en complicidad para dar paso a la aceptación del requerimiento paterno. Padres e hijos disfrutan de juegos eróticos en los que se despliega ternura y aceptación, para dar paso, finalmente, a la penetración del niño por parte de su progenitor. Y aquí no cabe la palabra violación porque bien se sabe que el ser humano, en cualquier etapa de su camino hacia la adultez, tiene impulsos sexuales latentes, los mismos que esta sociedad se ha empeñado en sofocar por considerarlos exclusivos de la edad madura. Bajo esta visión, podría entonces  esbozarse la teoría de que el infante ya crece con un aspecto de la vida a su favor; el haber sido iniciado en la vida sexual por su propio padre, con todo el cariño y paciencia que el aprendizaje requiere.

Y es aquí donde irrumpe la pregunta ¿Tiene derecho un padre a disfrutar de su hijo de manera total y trascendente a través del sexo, o simplemente debería condenarse estos individuos por considerarlos desadaptados e invasores de la intimidad de su prole? Ustedes tienen la respuesta.

Categorías:Mundo, Sexo, Sociedad Etiquetas: , ,

Cuando la casa se te cae a pedazos

septiembre 22, 2011 Deja un comentario

Es verdaderamente triste ver cómo el lugar donde pasaste más horas de tus días, donde conociste la mayor cantidad de personas y donde experimentaste un sinfín de emociones de todo tipo esté con los días contados. Es el centro de trabajo, el que se considera el segundo hogar (o talvez debería considerarse el primero) y en el que a veces te refugias o escapas de tus avatares cotidianos. Año a año vas creando una identidad y un nexo irrompible con la gente que te rodea y que se convierte, finalmente, en tu familia y en el único piso sólido y real por el cual caminar. Y ahora, después de años de manejo indiscriminado, y profanado como tumba de emperador precolombino, ve ceder sus cimientos y va entregándose a la ley de la gravedad.

El corrupto causante de todo

Igual que en una olla a presión, los escándalos no pudieron contenerse más y todo salió a la luz. Los ladrones fueron llamados por sus nombres y los crímenes señalados con etiquetas fosforescentes. Las medidas desesperadas no sirven ya cuando se tiene frente a frente al gran iceberg de la obstinación: ¡A virar el timón! Pero ¿Hacia dónde? ¿Cuál es el rumbo correcto? El capitán forcejea en el navío, per o es finalmente echado a merced de las bestias marinas.

Mi chamba

Es verdaderamente triste ver cómo el lugar donde pasaste más horas de tus días, donde conociste la mayor cantidad de personas y donde experimentaste un sinfín de emociones de todo tipo esté con los días contados. Quedarán hermosos recuerdos, preciadas enseñanzas y lecciones qué compartir. Será cada uno, de ahora en adelante, un solitario peregrino en busca de ese lugar que se hizo ya leyenda y que, como todo sueño hermoso que existió alguna vez,  pudo durar toda la vida.

¡Queremos que parta la torta!

septiembre 19, 2011 Deja un comentario

Eso parece decir el infame cardenal Cipriani al ahora presidente Ollanta Humala. Como todos recordamos, Humala fue uno de los primeros candidatos presidenciales en reunirse con el Primado de la iglesia católica en el Perú. ¿Para qué fue la reunión? Pues para definir con qué gollerías contaría la iglesia en caso de que Gana Perú llegase a la presidencia. Y concretados ya los anhelos, es hora de reclamar lo que se prometió. ¡Y Cipriani no pudo elegir mejor momento! Hace pocos días, la Ministra de la Mujer, Aída García Naranjo había dicho que apoyaría la salida de un protocolo en pro del aborto terapéutico; el pollerudo, en un programa radial que propala a través de una conocida emisora nacional instó al gobierno a cumplir con la “promesa” de proteger la vida humana. Lo que no entiende este pastor de cabras es que el aborto terapéutico se aplica única y exclusivamente cuando la vida de la madre está en peligro; no es un juego de azar ni una afición. ¿Qué es lo que quiere Cipriani? ¿Que cuando muera una madre por un mal embarazo digamos “fue lo que Dios quería” y “ella se fue al cielo con su hijo en brazos” ? Es capaz de hasta santificar a las mujeres que hagan esto, imponiendo un dogma nuevo y una venda nueva en los ojos de todos los borregos fanáticos que lo siguen sin pensar. No estamos en este blog en favor de aborto per se, sino que apoyamos la decisión de salvar una vida en lugar de que se pierdan dos.

Aída García Naranjo

El Anticristo

Tal parece que la iglesia ya está metiendo sus tentáculos en las esferas del gobierno con la finalidad de lograr sus propósitos. El Ministro de Salud, Alberto Tejada dijo que no aprobará el referido protocolo “al menos, por el momento”, porque no está en la agenda prioritaria. Y no es insospechado pensar que haya influido en la decisión del ministro el plantón que el viernes 9, un día antes del discurso de Cipriani, realizó ante el Ministerio de Salud un grupo de activistas ultraconservadores con el propósito de rechazar cualquier posibilidad de sacar el protocolo. De la misma manera, varias lideresas de movimientos que respaldan el uso de métodos de planificación familiar o aquellas que apoyan las causas de discriminación por orientación sexual (incluida la Alcaldesa Susana Villarán) están en la mira del monseñor y han sido declaradas como acérrimas enemigas por la extrema derecha católica.

¿Será, entonces, verdad, que ha llegado la hora de la repartición de la torta? Parece ser que hacer ofrecimientos con Cipriani es algo así como vender el alma al diablo, pues, tarde o temprano te la reclamará y será tu condena eterna.

En mis cuarteles de invierno y esperando la primavera

septiembre 18, 2011 Deja un comentario

Definitivamente puedo decir que éste es uno de los inviernos más crueles que me ha tocado vivir en esta otrora ciudad de la Eterna Primavera. Pensé, antes de mis vacaciones, que los todavía días soleados de ese entonces nos acompañarían durante todo el mes de setiembre, pero me equivoqué; el clima nos ha dado con palo y el sol apenas si se ha asomado uno que otro día por algunas horas después del medio día, para después dar paso al viento helado y humedad de la noche-madrugada. Estas condiciones, más mi necesidad de adaptarme a mi nueva rutina de dos trabajos y un diplomado, me han hecho apartarme un poco de mi mundo real y virtual, pues la variable estos quince días ha sido dormir-trabajar-dormir-comer-estudiar-dormir-trabajar-dormir, sin tiempo siquiera para hincar el diente en algún trozo de carne joven y jugosa.

Mas, por otro lado, me felicito por la decisión de haber aceptado un segundo empleo pues, aun cuando no me reporta aún buenos resultados económicos, el cambio me ha hecho reavivar mi entusiasmo por trabajar; gracias a él puedo salir cada tarde mientras aún hay luz natural afuera y ver gente, casas y carros en mi trayecto mientras me desplazo a pie de una urbanización a otra. A pesar de terminar a veces mi jornada bien entrada la noche, es muy placentero abordar el bullicioso transporte público que me traerá de vuelta a mi dulce hogar. El levantarme casi de madrugada para enrumbarme a mi antiguo centro de labores ya no significa ningún sacrificio, pues sé, que, hora y media más tarde, volveré a encontrarme con Morfeo y otra vez dormir, trabajar, dormir, comer, estudiar, dormir, trabajar y dormir. No hay mucho (¿ninguno?) tiempo para la diversión, mas metabolizo las responsabilidades en entretenimiento y así mantengo mi equilibrio.

Soy consciente de que esta etapa es sólo de adaptación y que en pocos días habré encontrado el medio a través del cual pueda reinsertarme en los mundos que suelo habitar y que por nada deberé dejar.

Categorías:Pessoal Etiquetas: ,

Todo salió según lo planeado, Mr. Bush

septiembre 10, 2011 Deja un comentario

Hoy, a diez años del autoatentado más nefasto de la historia, el mundo se sigue preguntando cómo asesinos como George W. Bush pueden estar todavía vivos e impunes. Nadie puede entender cómo bajo la sola señal de un dedo criminal hayan muerto millones de personas inocentes en todo el mundo disfrazando su ciega codicia bajo el manto deleznable del terrorismo. Bush quería tener una razón poderosa; él quería que el mundo lo respaldara en su loable labor de extirpar el cáncer del terrorismo árabe de la faz de la tierra; él quería oír las voces gritándole: “crucifícalos” ¿Y cuál fue el resultado? Lo logró. Sin reparar de que se tratara de sus propios conciudadanos y coludido con la CIA, concibió, planeó y perpetró el atentado del 9 de setiembre, mostrando ante los ojos de las cámaras internacionales el espectáculo de horror real jamás transmitido en vivo, para luego cubrirlo con una cortina de culpas ajenas.

De esta manera, el entonces presidente del país más poderoso del mundo, consiguió su visa para seguir “persiguiendo” a los líderes árabes con campañas militares solventadas por los impuestos de los estadounidenses y, a su paso por el Medio Oriente, arrasar con países enteros y vidas sin culpa mientras ordeña las ubres de fértiles y lozanos pozos petroleros. Y así han desfilado Sadam Husein, Osama Bin Laden, Muamar Gadafi y tantos otros que vendrán; todos “terroristas” o “rebeldes” de quienes los Estados Unidos se “están encargando” para librar al planeta de todo mal.

Sin embargo, el verdadero y peor mal es haber ocultado al mundo que todo ese crimen es por codicia, por sed enfermiza de poder y riqueza. No debe quedar ya ser humano sobre la tierra capaz de ser engañado otra vez con el mito del “país que quería desaparecer el terrorismo del mundo”. Ya nadie se cree ese cuento. Pronto llegará el día en que el destino haga pagar por sus faltas a esos miserables sin alma.

La canción que él no quiso cantar

septiembre 5, 2011 Deja un comentario

Deslumbró al mundo con su multifacético estilo, sus espectaculares coreografías y su extraterrenal voz. Se autodenominó bisexual y así lo demostró, teniendo vínculos sentimentales sólidos con dos mujeres, una de las cuales permaneció como su mejor amiga hasta los últimos días de vida del artista. Por otro lado, sus huracanadas etapas con hombres de su entorno confirmaron por qué bautizó a su grupo con ese nombre, pues se sabía reina entre reinas y no había quién le arrebatara el trono de lujuria y glamour.

Sin embargo, de todas las excentricidades que tuvo Mercury, la más grande fue callar su estatus de VIH. Se creía un dios, y como tal, los peligros del mundo le tenían sin cuidado, pues su linaje inmortal lo hacía caminar en la gloria ante las miradas atónitas del mundo material. Desafortunadamente, pasado un tiempo, todo su buen talante no le bastó para evitar su derrumbe emocional y sicológico al enterarse de que dos de sus amantes habían muerto de SIDA. Tras su decisión de hacerse la prueba él mismo y comprobar que estaba infectado, la prensa se empecinó en asediarlo para que revelase los resultados del examen. Él negó en todo momento que era portador del síndrome y hasta se tomó fotos luciendo excelente estado físico para enviarlas a los diarios bajo el titular “¿Acaso me ven moribundo de SIDA?” Mas, como la ruleta no perdona ni a dioses ni a mortales, la terrible enfermedad se ensañó contra el ídolo y fue recién, cuando estuvo postrado en cama, cuando hizo pública su enfermedad.

Freddie Mercury mantuvo su orgullo hasta el final y no quiso que su padecimiento trascendiera las paredes de su alma, pues daba por cierto que su obra e imagen serían las que perdurarían en los ojos de sus seguidores. Y es así como realmente ocurrió. Mercury es ahora inmortal, y lo que se vive de él es su trayectoria y su éxito, metas cumplidas que fueron más allá de los linderos de la muerte.

A %d blogueros les gusta esto: