Inicio > Política, Religión > ¡Queremos que parta la torta!

¡Queremos que parta la torta!


Eso parece decir el infame cardenal Cipriani al ahora presidente Ollanta Humala. Como todos recordamos, Humala fue uno de los primeros candidatos presidenciales en reunirse con el Primado de la iglesia católica en el Perú. ¿Para qué fue la reunión? Pues para definir con qué gollerías contaría la iglesia en caso de que Gana Perú llegase a la presidencia. Y concretados ya los anhelos, es hora de reclamar lo que se prometió. ¡Y Cipriani no pudo elegir mejor momento! Hace pocos días, la Ministra de la Mujer, Aída García Naranjo había dicho que apoyaría la salida de un protocolo en pro del aborto terapéutico; el pollerudo, en un programa radial que propala a través de una conocida emisora nacional instó al gobierno a cumplir con la “promesa” de proteger la vida humana. Lo que no entiende este pastor de cabras es que el aborto terapéutico se aplica única y exclusivamente cuando la vida de la madre está en peligro; no es un juego de azar ni una afición. ¿Qué es lo que quiere Cipriani? ¿Que cuando muera una madre por un mal embarazo digamos “fue lo que Dios quería” y “ella se fue al cielo con su hijo en brazos” ? Es capaz de hasta santificar a las mujeres que hagan esto, imponiendo un dogma nuevo y una venda nueva en los ojos de todos los borregos fanáticos que lo siguen sin pensar. No estamos en este blog en favor de aborto per se, sino que apoyamos la decisión de salvar una vida en lugar de que se pierdan dos.

Aída García Naranjo

El Anticristo

Tal parece que la iglesia ya está metiendo sus tentáculos en las esferas del gobierno con la finalidad de lograr sus propósitos. El Ministro de Salud, Alberto Tejada dijo que no aprobará el referido protocolo “al menos, por el momento”, porque no está en la agenda prioritaria. Y no es insospechado pensar que haya influido en la decisión del ministro el plantón que el viernes 9, un día antes del discurso de Cipriani, realizó ante el Ministerio de Salud un grupo de activistas ultraconservadores con el propósito de rechazar cualquier posibilidad de sacar el protocolo. De la misma manera, varias lideresas de movimientos que respaldan el uso de métodos de planificación familiar o aquellas que apoyan las causas de discriminación por orientación sexual (incluida la Alcaldesa Susana Villarán) están en la mira del monseñor y han sido declaradas como acérrimas enemigas por la extrema derecha católica.

¿Será, entonces, verdad, que ha llegado la hora de la repartición de la torta? Parece ser que hacer ofrecimientos con Cipriani es algo así como vender el alma al diablo, pues, tarde o temprano te la reclamará y será tu condena eterna.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: