Inicio > Pessoal, Sentimiento > Habemus Beatos

Habemus Beatos


No todo fue gris y ácido en mi reciente periplo por la ciudad capital. Tuve el gran gusto de reencontrar al más joven de los Utilísimos, el Beato de Humay. Fue un encuentro no planificado, pues yo estaba en la búsqueda de algún incauto capitalino para calmar mi ocasional calentura, y los pocos prospectos que encontré no podían en ese momento, o no buscaban sexo.

Nos citamos en un popular centro comercial, en una zona a medio camino de ambos. Dejé la cabina de internet desde donde nos contactamos y me encaramé en un vehículo público que me llevaría al bullicioso local. Una vez allá, a la hora puntual, empecé a esperarlo y, mientras tanto, me entretenía mirando a un interesante afroperuano de redondas y abultadas nalgas que fungía de anfitrión “llenador” de uno de los restaurantes del centro comercial.

Finalmente llegó mi esperado amigo y, tras un abrazo, nos pusimos a debatir sobre a qué lugar podríamos ir a tomar un café. Cuando hubimos decidido, nos instalamos en el segundo piso de un restaurancito en el que una camarera insufriblemente ineficiente nos atendió.

Comimos (comió él), bebimos y nos tomamos fotos. Fue grato reencontrarme con alguien con quien mantengo un vínculo más o menos frecuente y de quien cuya vida estoy al tanto gracias a la tecnología. Recordamos que no nos veíamos en persona desde hacía por lo menos cinco años, tiempo en que nos vimos las caras por primera vez, también con el Utilísimo (y también muy querido) Utilísimo Saúl. Pude notar en mi recientemente treintañero amigo, que el cabello ha huido de su cabeza (al igual que el mío), haciendo este aspecto que tenga un look muy interesante, y ni qué decir de su contextura. Ha subido de peso y está hecho una perita en dulce. Afortunado el que se lo pueda engullir de un solo bocado.

Feliz él con su pareja actual, dice que carga una cruz de miel y que, a pesar de las laceraciones de su espalda, considera que así es la vida y que hay que aceptarla con resignación … palabra de telenovela.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: