Inicio > Pessoal, Sentimiento > ¿Chiste o experimento?

¿Chiste o experimento?


Hace un año tomé una decisión: no volverme a relacionar con nadie sentimentalmente, a fin de protegerme de otra devastadora decepción. A lo largo de estos doce meses, especialmente de los últimos cuatro o tres, he estado a punto de romper ese pacto conmigo mismo y dejarme llevar por algún espejismo que parecía llevarme otra vez a paraísos etéreos donde florecen las promesas y los sueños son una realidad palpitante. Una prueba fehaciente de ello son los hechos suscitados desde la madrugada del 1 de enero en los que parece no haber hilación entre episodio y episodio, pues mi coyuntural acompañante de monosilábico nombre hace su aparición a mi lado de rato en rato mientras yo viajo en piloto automático, dejando la verdadera responsabilidad del mando a un corazón encallecido incapaz ya de sensibilizarse por alguien.

Igual me da si sé o no de él; si vive sumergido en su Smartphone, o si su empresa lo envía a capacitaciones fuera de la ciudad; y siento cero remordimientos si al encender mi celular veo que tengo seis llamadas perdidas de él. Yo vivo mi vida y mi mundo sigue siendo mi mundo, no es el suyo; es más mío que nunca. No me asombraría el verme a mí mismo una noche adherido a un cuerpo distinto al suyo, pues mis compromisos carnales no han caducado y quedan como parte de la lealtad amical con quienes sí construí una vida real con afinidades concretas y palpables. En lo laboral, vivo mi vertiginosa vida feliz aunque tomando tiempo a crédito para que me alcancen todas las cosas que me he propuesto hacer. Y él sigue su camino, haciendo todo sin involucrarme, planificando su vida en el extranjero y sin siquiera preguntarme si yo estaré aquí esperando cuando el vuelva (si vuelve).

No me aterra despertar un día y saber que él no está más, pues nunca lo sentí presente y nunca se entretejió su sonrisa con la mía. Las cosas seguirán igual y mi horizonte siempre estará inalcanzable, y no será difícil chasquear los dedos y saber que he podido emerger de un sueño ligero que apenas recordaré alguna vez.

Categorías:Pessoal, Sentimiento Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: