Inicio > Pessoal, Sentimiento > Las artimañas del lobo

Las artimañas del lobo


Ya he dicho aquí que cuando terminé mi relación con quien fue mi pareja por dos años, lo primero que pasó por mi mente fue irme de aquí. La razón es que vivo tan cerca de su casa que imaginé que nos cruzaríamos a cada momento; mas no ha sido así. Los encuentros casuales en las inmediaciones del barrio pueden ser contados con los dedos de una mano, y hasta pareciera que él se mudó o toma atajos desconocidos, pues ni siquiera he avistado sus facciones al pasar por su casa con el taxi cuando me dirijo a la universidad.

No es que lo extrañe pero sí es misterioso que no nos veamos más. Nos separa solamente una avenida y para mí cruzarla significaba entrar en su territorio, pero, desafortunadamente, tenía que hacerlo porque solamente así podía comprar mi periódico dominical cuando ningún otro quiosco de la ciudad lo ofrecía. En fin, esta situación me ha hecho la vida más fácil pues hubiera sido harto incómodo tener que vernos y ver su ensayada distracción al fingir que no me ha visto.

Categorías:Pessoal, Sentimiento
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: