Inicio > Pessoal, Sentimiento > Un moscón en la ventana del tren rápido

Un moscón en la ventana del tren rápido


Viajando a toda velocidad del presente perfecto al futuro incierto veo posarse un moscón en mi ventana. En una pequeña pausa de estación, se queda adherido en el vidrio gracias a las ventosas de sus patas. Me mira, lo miro y entablamos un momento de comunicación. Como buen moscón, hace zumbar sus alas a cada momento para hacer notar su presencia. Al principio le hago caso, luego me nace ignorarlo, pues la premura de este viaje me hace prescindir de personas y cosas que no contribuyan a mis objetivos inmediatos.

“No será mi culpa” – pienso yo – pues los planes que se están concretando en mi presente, habían sido anunciados ya. ¡Vaya moscón!, vive su vida pero a la vez se interesa por mí. Yo no lo considero y pienso en mi próxima parada, la misma que me reencontrará con allegados que no quiero dejar por él. Se va a reiniciar la marcha y golpeo la luna: es tiempo de volver a concentrarme en mí. Desvío la mirada un segundo y, al regresar mis ojos a la ventana, el moscón ya no está …

Categorías:Pessoal, Sentimiento
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: