Inicio > Pessoal, Sentimiento > Adiós, amado verano

Adiós, amado verano


Hube de soportar largos y penosos meses esperando su arribo y, cuando por fin lo tuve a mi lado, despojé mis carnes de sus vestiduras para mostrarle mi piel carente de amor e invitarlo a besarla toda. Me hizo suyo cada mañana recordándome a cada instante el pacto de posesión que había hecho conmigo y, en las noches, su temperatura sofocante bañaba mi cuerpo en jadeante transpiración.

Muchos aborrecían su presencia por considerarlo un invasor, mas yo, para mis adentros, disfrutaba cada hora de su resplandor  y bendecía el color que daba a mi vida y el rigor con que trataba a los demás hombres, obligándolos a razón de látigo a mostrar partes generosas de su  virilidad para deleite y alimento de mis sentidos.

Sin embargo, ahora él se va y me deja a mi suerte otra vez. No más correré dichoso la cortina para verle ni me envolveré en él en sueños; no más sentiré su feroz penetración en cada poro de mi cuerpo haciendo partir mi mente en viajes a mundos avatares y maravillosos. Habré de esperarlo  nueve meses otra vez, con la ilusión con la que se espera a un niño y con la lujuria con la que se espera a un amante.

  1. play
    marzo 21, 2013 en 2:34 am

    Asuu, qe tal desquitada sera despues de ese time, ufff

  2. marzo 21, 2013 en 1:16 pm

    You need to get laid jajaja

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: