Inicio > Local, Pessoal > Bridges

Bridges


Una de las ventajas que trae el laborar en más de un lugar es la facilidad de conocer más y diversas personas. Ello es lo que me ocurre en la universidad (¡Oh templo del saber!) donde trabajo. Mas la ventaja más saltante que tengo ahí es la ubicación de una de mis aulas y la vista que esta me ofrece. No es un panorama marino con su puesta de sol ni tampoco un prado verdísimo con riachuelos traviesos y saltarines; es el acceso visual a dos puentes entre pabellones, uno a nivel y el otro a varios metros desde el piso en el que me encuentro; ellos me permiten apreciar la joven belleza masculina de la población universitaria pujante y entusiasta que transita por ahí.

Desde que me instalo en el salón de clases, y durante la hora y media que dura mi sesión académica (especialmente en los cambios de turno), el puente a nivel trae a mi presencia rostros y cuerpos masculinos hermosos que se ven tan cerca que parecería que con sólo estirar la mano podría tocarlos. Envueltos en un aura de color y energía positiva, estos hermosos especímenes exhiben aún partes descubiertas de su cuerpo, cabellos y ojos donde se lee juventud y vigor, risa y salud, metas y perseverancia; todo conjugado en sonrisas al sol como en una mística ofrenda precolombina.

Del mismo modo, pero en plano contrapicado, el puente alto proporción a mi vista los más variados paquetes envueltos en jeans y bermudas de diversos colores y texturas. Son paquetes alegres y optimistas cuyos dueños son jóvenes universitarios que transitan con despreocupación de vuelta e ida  e ida y vuelta sin siquiera imaginar que un par de ojos lujuriosos los apetece un piso más abajo. Decenas y hasta cientos de una sola vez despiertan mi libido y proyectan mi mente a edenes donde la hoja de parra ha sido abolida.

 Son gollerías del oficio que puedo disfrutar en alto grado de exaltación mientras trabajo, deseando a veces tener la vista de rayos X de un súper héroe para poder ver más allá de lo evidente y tal vez de un salto lograr coger algún fruto maduro de esos que se muestran generosos a la vista.

Categorías:Local, Pessoal Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: