Inicio > Local, Pessoal > Cuando un amiguito te “quema”

Cuando un amiguito te “quema”


ImageSoy amigo “de chat” de Byron hace por lo menos un año y nuestras pláticas siempre fueron fenomenales. Coincidimos en muchas cosas y el chiquillo es de buen ver aunque parece que eso y el poder monetario de sus padres (quienes se dedican al narcotráfico en la zona nororiente del país) lo han hecho despegar los pies del suelo y creerse de una clase social superior.

Con Byron, a pesar de que nunca habíamos tenido un encuentro físico relevante, hemos compartido muchas anécdotas y hasta amantes, pues, después de experimentarlos él, me los endosaba para que yo gozara también de esos cuerpos y sexos recientemente descubiertos. Habíamos siempre contemplado la posibilidad de encontrarnos en persona y tomar una copa de vino o comer algo para poder conversar, conocernos y disfrutar de una amena charla centrada básicamente en hombres, tamaños, poses y número de veces … cosas bastante banales, en realidad.

Mas anoche ocurrió. Yo había terminado mi jornada laboral y estaba llegando al paradero donde una combi me traería hasta mi dulce hogar, cuando siento que alguien me silba y me dice: “guapo”. Era él. En la vereda opuesta me abordó y me llenó de elogios con un jeitinho de lo más peterferrarezco. Yo no había sido expuesto a tales manifestaciones de amaneramiento desde mis épocas discotequeras en Lima, y lo que me estaba pasando anoche me hacía sentir impotente, pues yo había nutrido esa amistad con tiempo y dedicación y ahora todo lo que quería era que la tierra me tragase. Sentía las miradas de todo el mundo sobre mí y ya oía decir a la gente “a este pelao también le suda la espalda”.

ImageSin embargo, ergo, however, but, yo toleré la situación con el mayor aplomo y pude sostener nuestro corto diálogo con entereza. Menos mal (digo yo “menos mal”) que se tenía que ir a tomar el taxi a la acera del frente, mientras yo seguiría en mi intención de tomar mi vehículo público con la esperanza de que no estuviera demasiado lleno para poder abordarlo.

Una vez “a salvo” dentro de mi combi, me puse a pensar en lo acertado de no haber accedido a ninguna salida con él, pues ya me veía yo sentado en algún sitio público, oyendo las aventuras de la “reina de la primavera”.

Y lo que voy a decir aquí va a  sonar homofóbico tal vez, pero es mi pensamiento y seguramente es lo que mucha gente (inclusive gay) piensa sobre este tema: “no tengo nada en contra de los divos o los que se creen Lady Gaga o Britney Speers, pero trazo una clara línea entre ellos y yo”. Para ser gay no es necesario ser aspaventoso y quien quiera serlo, pues que se meta a su discoteca y comparta la noche con los tracas. Punto final.

Categorías:Local, Pessoal Etiquetas: , ,
  1. play
    marzo 10, 2013 en 6:37 pm

    Que fea notaaaa, la cruz qe se tiene qe cargar, sera lo mismo las machonas para las lesbos :/

  2. marzo 10, 2013 en 6:48 pm

    Sí pues, por eso algunos ponen en su perfil de MH “no loquitas, por favor” 😀

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: