Archivo

Posts Tagged ‘año nuevo’

Un nuevo año para vivir y seguir creciendo

enero 1, 2013 2 comentarios

ImageMuchos contaban con que este año nuevo no llegaría, ya que la errada interpretación de una versión precolombina daba por terminada la vida en este mundo el 21 de diciembre de 2012. Pues ese día nada pasó y hoy podemos levantar los ojos al cielo y ver que tenemos un nuevo año por delante, que no es sino otra oportunidad de llevar a cabo nuestros planes en esta vertiginosa carretera llamada vida.

Un gran saludo de año nuevo a todos los lectores de La Mazmorra de mi Suegra. Éxitos, salud y amor, ¡mucho amor!

Categorías:Mundo, Pessoal Etiquetas:

Otra vez : con la luna y las estrellas a mis pies

enero 4, 2012 4 comentarios

No parecía que fuera a haber consecuencias trascendentes en aquel pequeño viaje. Sólo un par de días con un crío prácticamente desconocido y con coraza de hielo. Solamente caminar por unas calles norteñas, una noche de discoteca y un paseo por las playas de Pimentel;  nada relevante … aparentemente.

Tras un viaje algo incómodo de tres horas y media en bus, llegamos a la dizque capital de la Eterna Amistad y nos dispusimos a enrumbarnos al hotel donde siempre me alojo. Mala sorpresa tuvimos al ver que el lugar ya no existía. Entonces saqué una carta de debajo de la manga y mi memoria nos condujo a otra posada; maldita la hora. Llegamos y nos instalamos. Por turnos nos bañamos y después a comer una deliciosa pizza a la leña en mi lugar favorito, Chez Maggie, de la avenida Balta. Luego el objetivo principal: tomar un taxi e irnos a la discoteca, con el riesgo de que tampoco existiera más o, que, debido a la fecha, estuviese abarrotada de celebrantes y nos quedáramos a recibir el año en la calle. Menos mal que todo salió bien y llegamos a la discoteca justo a las doce de la noche. Después de recibir el “cotillón”, ingresamos al sombrío recinto y nos dimos el abrazo del nuevo año. Sentados a una mesita circular pedimos las primeras dos helenas que serían cómplices de lo que pasaría minutos después. La rala concurrencia nos observaba de cuando en vez, me imagino que porque todos ellos habrán visto mis perfiles en las páginas de búsqueda.

La música inundaba ya el lugar y nosotros conversábamos de diversos temas; con ganas de bailar, pero con temor a abandonar nuestra pequeña trinchera y que otros la tomaran en nuestra ausencia. Inesperadamente, las cebadas se multiplicaron por dos y ya la bulla no dejaba oír nuestra propia conversación, así que hubo la necesidad de acercarnos más y hablarnos al oído. Tras las palabras fueron las manos y, como colofón, los labios. Fueron hermosas las sensaciones: cálidos dedos, espinosas mejillas, hirsuto cabello. Los efectos del alcohol o la magia de la coyuntura pusieron marco de oro a la escena y fueron el punto de partida para que, ya terminada la bebida, nos lanzáramos al ruedo e hiciéramos propios los ritmos que nos regalaban.

Terminada la velada, y ya con la luz del día en nuestros ojos, nos fuimos a guardar a nuestra temporal guarida para, de una vez por todas, desatar un deseo oculto y alimentar el desenfreno de nuestras pasiones. No era igual que otras veces ¡no señores!, esta entrega era distinta; este acto tenía alma y, al terminar, hubo abrazo, hubo mirada, hubo silencio que soldaba un suspiro en un rincón de la madrugada para darnos una gran noticia luego al despertar. Y nuevamente me bajaron los astros del cielo para contemplarlos juntos ¿otra? eternidad.

2012 : Año del inicio del mundo

A pesar de todo el fatalismo originado por ciertas predicciones de una cultura pre hispánica, mi visión del nuevo año no podría ser mejor. Todos los aspectos de mi vida se muestran auspiciosos, y aunque sé que tendré que hacer equilibrio para mantenerme arriba del monociclo mientras manejo los palitroques en el aire, la diversidad de mis actividades me dará el impulso que necesito para seguir.

En el aspecto emotivo, si las cosas siguen como están, navegaré en aguas tranquilas, tibias y transparentes con un copiloto que hará de mi viaje más que reconfortante.

No me queda si no estar muy agradecido con la vida y esperar todos los retos que me esperan con optimismo, confianza y alegría. ¡Bienvenido 2012!

Categorías:Pessoal, Sentimiento Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: