Archivo

Posts Tagged ‘castañeda’

¡No la quieren dejar en paz!

marzo 24, 2013 1 comentario

ImageLos hilos macabros de la corrupción no descansan. Tras todo el estrés que significó el intento de revocatoria, ahora Susana Villarán, alcaldesa de Lima, enfrenta un pedido de vacancia por la supuesta venta de inmuebles del estado a sola firma. El abogado Raúl Arca asegura que la alcaldesa vendió tres propiedades inmuebles del Estado, ubicados en el centro de Lima sin otro procedimiento que su sola firma y que además los vendió a precios muy por debajo de lo real.

Como se recuerda, el pasado 17 de marzo se llevó a cabo una consulta popular en la capital de la república, el mismo que dio como resultado la permanencia de Villarán en el cargo mas la revocatoria de 19 regidores y el concejal Luis Castañeda Pardo, hijo del ex alcalde de Lima. A pesar de que las encuestas previas al sufragio ya daban por hecho el fatal destino de la alcaldesa, un siniestro audio fue difundido por un canal de televisión en el que Castañeda padre (su principal enemigo político) manifestaba cómo se estaba llevando a cabo la estrategia de revocatoria. Parece ser que ello contribuyó a que la población limeña (y el país entero) se diera cuenta de quién era el director de esa orquesta de saboteadores y decidieran apoyar a la burgomaestre en vez de removerla de su cargo.

Hoy, al verse derrotados, Castañeda y sus aliados, siguen hurgando en los hechos y desechos de la PrimeraImage Dama de la Ciudad con el fin de ver rodar su cabeza de cualquier forma posible. Mas bien reza el dicho: “Quien mal anda, mal acaba”, así que sólo resta ver cómo, una vez más, a estos delincuentes les sale el tiro por la culata y se pudren de una vez por todas en la escoria que ellos mismos han excretado.

Más que un debate, una exposición en vitrina

Muchos peruanos esperábamos grandes sorpresas en los planteamientos de los cinco candidatos con más posibilidades de ganar las elecciones presidenciales; sin embargo, más allá de la impecable vestimenta de todos, los argumentos esbozados no sumaron mucho a lo que ya todos hemos oído. Más bien parecía que estos cinco postulantes iban a una sesión fotográfica o competían por ser el mejor vestido,  en lugar de plantear nuevas propuestas al electorado.

El favorito en las encuestas, Ollanta Humala, parecía un muñeco articulado que sólo se limitó a leer y leer su libreto, y desaprovechó una oportunidad de oro para mostrarse satisfecho y seguro de ganar la presidencia a través de un discurso fluido y cautivador que fuera el que diera el último empuje a quienes todavía no se deciden por quién votar. De los cinco expositores, Humala fue el que más “se desinfló”, pues se mostró pusilánime y no comprometido con la causa.

Luis Castañeda, el ya “desahuciado” por las encuestas, mostró un discurso chillón y ofensivo y le brotaba por los poros el resentimiento de haber perdido casi toda posibilidad de ganar la elección. Pedro Pablo Kuczynski, como siempre acartonado y, por momentos, con una tosecita que hacía pensar en lo avanzado de su edad y en si, en realidad, logrará completar los cinco años de gobierno, propuso reformas tributarias interesantes y se defendió de algunos ataques de sus adversarios. El buen punto es que al final de su intervención, recordó a la población que debían marcar su símbolo en la cédula electoral.

El ex presidente Alejandro Toledo fue uno de los mejores de la noche. Se mostró cuajado, experto y más seguro que en años anteriores y, a la vez que recordar los logros alcanzados en su período como presidente, hizo planteamientos bastante realizables para un eventual segundo gobierno. Se defendió de los ataques con argumentos claros y, utilizó la ironía para referirse a sus adversarios y a algunas de las fallas de éstos.

El caso de la hija del también ex presidente Alberto Fujimori, merece atención aparte. Keiko tuvo una muy adecuada exposición (excelente lenguaje corporal y frases muy precisas), pero su mayor error fue hablar del gobierno de su padre como si ella hubiese también gobernado o como si ella fuera su clon como para continuar la labor. Le faltó independencia y auto identidad. También falló al hacer preguntas a sus adversarios, pues en ello se mostró débil y parecía una tímida colegiala. Sin embargo, sus palabras finales fueron impactantes al decir que ella era “Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori y Susana Higuchi, a mucha honra”. Seguramente que esta frase pasará a la historia y calará profundamente en las conciencias de los electores, ya que, el honrar a los padres es un valor importantísimo dentro del pueblo peruano.

En conclusión y en mi humilde opinión de elector, el debate de anoche terminará de hundir a Castañeda, restará votos a Humala, mantendrá a PPK en su posición, y subirá bonos a Toledo y Fujimori, lo cual deja más clara la definición para el 10 de abril. Mas, si me preguntan, mi voto sigue siendo por Toledo.

A %d blogueros les gusta esto: