Archivo

Posts Tagged ‘condón’

La capitulación del condón

febrero 16, 2013 2 comentarios

ImageVivimos en una sociedad en la que se manipula a sus habitantes a través del temor. Instituciones gubernamentales, religiosas y grandes capitales están asociados para lograr que el individuo viva pendiente de los grandes riesgos que significa obrar con libertad. Tenemos, por ejemplo, las empresas aseguradoras que se encargan de recordarnos que en cualquier momento podemos tener un accidente o perder a un familiar cercano; son los seguros, también, los que nos alertan que nadie está libre del cáncer, así que a gastar miles de dólares anuales para estar “listos” para cualquier mala noticia del oncólogo.

pope-condom¿Y qué decir de las prevenciones contra las enfermedades sexuales y el SIDA? ¿Se ha puesto alguien a calcular la cantidad de millones mensuales que la industria de condones factura al mes? Y es que el miedo a contraer el “booh” es tremendo y es mejor cuidarse antes que lamentar una penosa consecuencia que nos pueda convertir en guiñapos humanos y una triste realidad para nuestras familias y la sociedad. El goce sexual se ha convertido en un tabú. Está prohibido; si lo haces sin condón entonces tendrás ahora que cargar con la culpa correspondiente hasta que pasen seis meses en abstinencia (período “ventana”) y te puedas hacer la correspondiente prueba de descarte.

Bareback 2En lo personal, no he perdido el miedo total al SIDA o a las enfermedades venéreas, pero, hay veces en que reclamo a la vida mi condición de ser humano y de poder gozar las cosas que existen a mi alrededor. Toda vez que he tenido una pareja estable he dejado el condón a un lado, pues la confianza es una carta fundamental en una relación de pareja y el sexo puro es una demostración de ello. El placer del sexo “a pelo” no tiene comparación y yo soy partidario de la vieja idea de que uno tiene que saber confiar en la gente y darse cuenta de que, detrás de todos los miedos que nos quiere inculcar esta sociedad, está la oscura intención de lucrar con nosotros y manipularnos.

Categorías:Pessoal, Sexo, Sociedad Etiquetas: , ,

Una cuestión de confianza

junio 12, 2011 3 comentarios

Frecuentemente me preguntan quienes encuentran mi perfil en las páginas de búsqueda, por qué pongo “no sé” en mi estatus de VIH, y yo les digo porque es la verdad, porque no sé cuál será mi estatus, como seguramente no lo deben saber la inmensa mayoría de gays (aún ésos que ponen en su estatus “negativo”). Y es que nadie puede negar el carácter de ruleta rusa de una relación sexual, y los que se amparan en su permanente uso del condón para decir que están “sanos” están pecando de ignorantes. Yo sé, porque estoy lo suficientemente grandecito, y no lo puedo estar más, que en temas de coito, sólo la abstinencia garantiza 100% el no infectarse con alguna ETS o VIH y dudo mucho que haya gente que, con esa premisa, deje de entregarse a un momento de placer.

Sin embargo, a mi modo de ver, en esta vida, el tema de la entrega total a veces amerita enfrentar los riesgos que significa el quedar contagiado de alguno de estos males y condenarse en vida a un deterioro gradual (o vertiginoso) con la consiguiente muerte. En cuestiones de pareja sentimental la confianza ejerce un rol preponderante en la conducta sexual; es como un compromiso conyugal en el que ninguno de los dos va a amarrar al otro en una silla y torturarlo para que se haga una prueba de Elisa o le confiese cuándo fue que tuvo la última relación sexual de alto riesgo. Desde mi punto de vista, dos que se embarcan en la causa común del amor son libres de elegir la protección a la hora del sexo o ponerse en los ojos la venda de la confianza y esperar que esa decisión no empañe nunca su futuro y/o felicidad.

Sé que algunos dirán que hay que poner por delante la responsabilidad y no perder la cabeza, y que la vida es más importante que cualquier momento de calentura; mas yo les diré que si yo acepto una relación estable, confío, y si la persona se hace frecuente, confío, y que sólo recurriré al condón si se trata de alguien a quien nunca antes he visto.

Sé que juego a la ruleta rusa y mucho, y ha habido veces en que me ha asaltado la preocupación, pero es parte de la vida, y sé que en algún punto de mi existencia, lejano o cercano, me espera una prueba de Elisa, que será como la redención o el fuego eterno, y en ese acto sólo habrá un responsable y protagonista: Yo.

Categorías:Sexo Etiquetas: , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: