Archivo

Posts Tagged ‘despecho’

¿Merecen nuestros amores ser tirados a la basura cuando se terminan?

Más que el dolor mismo de la ruptura está la certeza de que nunca más podremos compartir nuestra vida con esa persona que se alejó. Orbitan alrededor de nuestra cabeza todos los momentos en común de entrega y sacrificio, todos los esfuerzos por construir una vida que sería felizmente duradera por los años de los años. Pasado el tiempo y disipada la niebla sólo queda en nuestra lengua el ácido amargo del desengaño y confusión: ¿Dónde quedó todo lo bueno que hicimos? ¿A dónde fue toda la energía que nos impulsaba a seguir ambos por un mismo objetivo: el bienestar de los dos?

¿Se fue todo al botadero?

¿Es hoy válido y legal volver a coincidir en un espacio físico y ni siquiera quererse mirar a los ojos? ¿Qué cobertura de excremento nos llegó a envolver que ya hasta la mera presencia del otro genera repulsión? ¿Qué soldadura de soberbia selló nuestros ojos para no permitir salir ni una huérfana lágrima de añoranza? ¿Qué tipo de parálisis terminal atacó nuestros brazos para no poder alzarse en dirección del otro buscando un contacto reconciliador? Es que en esto del desamor no hay camino válido. Si tomas tu derecha, te reembarcas en una vorágine de odio-amor-odio que te deja peor parado que la primera vez que terminaste; y, si tomas la izquierda, te subes a una alfombra voladora que te llevará en servicio económico a presenciar la panorámica de un corazón destruido con las heridas todavía fétidas y humeantes.

Sólo queda cerrar los ojos y anhelar que un efecto mariposa nos haga deshacer el pasado y nos lleve nuevamente al punto de poder decidir si lo que tenemos al frente y a punto de empezar es lo que realmente nos encaminará por rumbo auspicioso… pero eso es sólo una quimera, un sueño irrealizable.

Categorías:Pessoal Etiquetas: , , ,

I will always love you, fuckin’ bastard

marzo 16, 2011 6 comentarios

Y nuevamente me dormiré así, triste, con mis pensamientos untados sobre ti. Y otra vez despertaré así, herido, con la llaga de haberte vuelto a ver en sueños y haber sido tuyo aunque solamente en la inconsciencia.

Yo sé que me extrañas, igual o más que yo a ti, porque cuando me fui te quedaste sin nada. Aún guardo fotos y recuerdos tuyos y, últimamente, he recaído en ti; la distancia no está haciendo su papel.

Te extraño a morir porque fuiste lo más cercano a la felicidad que tuve, a pesar de mis renuncias, de la opresión, de las contradicciones y la insania.

Cada cosa que hago o digo está impregnada de ti; hasta mis sueños y pesadillas me traen tu imagen.

Quiero que sepas que aquí, desde mi reestrenada soledad, te velo y te lamento porque sé que nunca más podré regresar contigo.

I still love you, fuckin’ bastard, porque contigo pensé haber conocido el amor verdadero, y gracias a ti he renunciado a volverlo a intentar.

A %d blogueros les gusta esto: