Archivo

Posts Tagged ‘gadafi’

Todo salió según lo planeado, Mr. Bush

septiembre 10, 2011 Deja un comentario

Hoy, a diez años del autoatentado más nefasto de la historia, el mundo se sigue preguntando cómo asesinos como George W. Bush pueden estar todavía vivos e impunes. Nadie puede entender cómo bajo la sola señal de un dedo criminal hayan muerto millones de personas inocentes en todo el mundo disfrazando su ciega codicia bajo el manto deleznable del terrorismo. Bush quería tener una razón poderosa; él quería que el mundo lo respaldara en su loable labor de extirpar el cáncer del terrorismo árabe de la faz de la tierra; él quería oír las voces gritándole: “crucifícalos” ¿Y cuál fue el resultado? Lo logró. Sin reparar de que se tratara de sus propios conciudadanos y coludido con la CIA, concibió, planeó y perpetró el atentado del 9 de setiembre, mostrando ante los ojos de las cámaras internacionales el espectáculo de horror real jamás transmitido en vivo, para luego cubrirlo con una cortina de culpas ajenas.

De esta manera, el entonces presidente del país más poderoso del mundo, consiguió su visa para seguir “persiguiendo” a los líderes árabes con campañas militares solventadas por los impuestos de los estadounidenses y, a su paso por el Medio Oriente, arrasar con países enteros y vidas sin culpa mientras ordeña las ubres de fértiles y lozanos pozos petroleros. Y así han desfilado Sadam Husein, Osama Bin Laden, Muamar Gadafi y tantos otros que vendrán; todos “terroristas” o “rebeldes” de quienes los Estados Unidos se “están encargando” para librar al planeta de todo mal.

Sin embargo, el verdadero y peor mal es haber ocultado al mundo que todo ese crimen es por codicia, por sed enfermiza de poder y riqueza. No debe quedar ya ser humano sobre la tierra capaz de ser engañado otra vez con el mito del “país que quería desaparecer el terrorismo del mundo”. Ya nadie se cree ese cuento. Pronto llegará el día en que el destino haga pagar por sus faltas a esos miserables sin alma.

La muerte con poesía

Para los que pensábamos que la pesadilla Bush había terminado para el mundo, he aquí que nos ha deparado una gran sorpresa el amanecer. Aquel mulato, producto de las mezclas preparadas por la historia en quien muchos apoyamos moralmente en sus intenciones presidenciales, está siguiendo los mismos pasos que su carnicero y chupa-petróleo antecesor.

Se trata ahora de la crisis en Libia. Estados Unidos, sintiéndose una vez más, dueño y señor del mundo, ya envió su fuerza de contención a la zona del conflicto para neutralizar a quien parece estar hoy interfiriendo con los intereses norteamericanos: Muamar al Gadafi. Parece ser que el país del águila calva nunca dejará de decir al mundo lo que tiene que hacer, así tenga que enseñárselo con ataques militares.

El barco de la Marina estadounidense Barry DDG 52 lanza un misil Tomahawk en el Mar Mediterráneo

Todo esto nos trae recuerdos de la infausta Guerra del Golfo en la que el señor Bush nos decía que no tenía ningún interés particular más que poner orden en la región y calmar las insurgencias, mas la comunidad global fue testigo de las masacres que se hicieron en nombre de la paz mundial. Es evidente que, ocupe quien ocupe la Casa Blanca, siempre estará presente la misma idiosincrasia: velar por los intereses económicos de Norteamérica y reafirmar el liderazgo en el orbe, como advirtiendo a las demás naciones que ni siquiera se atrevan a inmiscuirse en sus asuntos.

¿Cuántos miles de muertos traerá consigo la operación poéticamente denominada “Odisea del Amanecer”? ¿Cuántos inocentes serán aniquilados antes de que se extermine al presidente de Libia? Según el secretario de Defensa del Pentágono, Robert Gates, “sería insensato matar a Gadafi”; sin embargo, un misil aliado ya cayó a 50 metros de donde se encuentra el líder libio, ¿casualidad? Es otro ejemplo de la “mala puntería” norteamericana, la misma que destruyó un país entero (Irak) antes de eliminar al objetivo principal: Saddam Hussein.

Es una verdadera vergüenza, señor Obama, y una gran decepción … es solamente un nuevo rostro, pero la pelambre prevalece.

A %d blogueros les gusta esto: