Archivo

Posts Tagged ‘ilusión’

George

En el mar de especímenes una luz brilló ante mis ojos; mi mente no quiso dar crédito a mi visión y mi boca sólo exclamó una interjección de admiración. No pensé que él pudiese formar parte de la fauna estudiantil que cada fin de semana comparte conmigo alegrías y rigor; mas he aquí que sus bellos ojos han destellado ya su verdor en frente de mí en repetida ocasión, y hasta estoy queriendo pensar que alguna de sus perfectas sonrisas ha escapado ya a buscarme furtiva.

Y es entonces que, cuando lo vuelvo a ver, me paraliza la incertidumbre y los años vividos no me brindan consejo. Mi baja autoestima me pregunta burlona si realmente uno de los hombres más bellos (y ahora sí a prueba de cualquier juicio) de mi hace poco estrenada alma mater sería capaz de fijarse en mí.

Sé que tiempo no hay y que la vida ya se apresa a esculpir sus huellas en mi rostro. ¿Debo seguir? ¿Debo abordar esa aventura? ¿Debo permear el velo de duda, arriesgarme y cruzar palabra con él?

Abra ya una cuenta de valor en el banco de los sueños, y en ella deposite yo toda partícula de coraje para usarla sin dilación como atalaya y llegar hasta la copa de su razón y sentimiento … aunque sea lo último que haga.

Categorías:Pessoal, Sociedad Etiquetas: ,

Dejar caer, dejar morir

Es expulsar un embrión concebido hace unas horas.
Es no comprometer sentimientos ni voluntades por temor a dar de más.
Es dejar morir la flor en sequía sin ni siquiera darle explicaciones.
Es olvidar adrede momentos que podrían marcar hitos en las vidas.
Es aprovecharse de su coraza de hielo para fingir no saber lo que siente.
Es tener como excusa lo sufrido para no dar siquiera una oportunidad.
Es cortar la sonda vital que nos conduciría a un futuro lleno de historias donde pudiera haber un final feliz.

Categorías:Pessoal, Sentimiento Etiquetas: ,

Chocolate amargo

octubre 31, 2011 Deja un comentario

Al borde de la media noche me doy cuenta de que las ilusiones son de humo y las oportunidades perdidas no regresan. Es una quimera el pretender manejar una situación que ya no existe; es inútil tratar de jugar con el cadáver de un nonato, porque ya no vive; es más, lo matamos antes de nacer.

De nada sirve hilvanar expectativas sobre algo que es etéreo, irrealizable. Es infame querer transitar por un puente de sueños, pues se desvanecerá al despertar. No tiene caso sentarse a esperar en una estación de tren a alguien que se ha ido en barco;  un barco que lo llevará por vertientes amazónicas irrenunciables.

Si no fuimos capaces de acunar un sentimiento incipiente, ahora es tarde para la añoranza, pues el chocolate se volvió amargo, y su ponzoña nos ha convertido en cómplices asesinos de la felicidad.

A %d blogueros les gusta esto: