Archivo

Posts Tagged ‘keiko’

Suficientes nueces, a mi modo de ver

Aún cuando los medios de comunicación peruanos ya dieron anoche su veredicto acerca del debate de candidatos en la segunda vuelta (“mucho ruido y pocas nueces”), yo puedo decir que sí fue lo suficientemente consistente y permitió que el electorado se formase una idea más clara de quiénes son los que pretenden gobernar los destinos del país a partir del 28 de julio.

La candidata Fujimori, desplegando, una vez más, mucho carisma y dominio de escena, mencionó programas sociales y económicos con nombre propio y prometió combatir la violencia urbana con el apoyo de todos los ciudadanos. Ofreció, además, luchar frontal y personalmente  contra el narcotráfico y la corrupción. Al ser inquirida acerca de que si su padre gobernaría a través de ella, la candidata de Fuerza 2011 respondió que es ella quien está al mando de toda su campaña y que es ella quien gobernará de ser elegida presidenta. Al final de su intervención, que despertó una ovación entre los asistentes al debate y que tuvo que ser interrumpida por el moderador, la descendiente nipona dio su frase final en lenguaje sordomudo, apelando, una vez más a los recursos escénicos en los que ha sido adiestrada.

Por su parte, el candidato de Gana Perú, también esbozó planteamientos económicos y sociales, tales como aumentar el sueldo mínimo vital, atender la situación de los jubilados y favorecer el uso de los recursos producidos en el Perú por los propios peruanos. Humala subrayó en varios momentos de su intervención el hecho de que Keiko Fujimori fue la primera dama en el régimen fujimorista y por ende participó en muchas de las decisiones funestas que se tomaron durante dicho gobierno. Ollanta también se refirió al presunto vínculo de la familia Fujimori con el narcotráfico y a que su actual grupo de gobierno potencial está formado por personajes de los tiempos de la dictadura de su padre. Finalmente dijo: “sobre mí hay dudas, sobre ella hay pruebas”, aduciendo al mal término de ese gobierno de la década de los ’90.

Pude percibir una total abstinencia de la candidata a mencionar los vínculos de Humala con Hugo Chávez y un aparente mutuo acuerdo de no mencionar el tema de las matanzas aparentemente perpetradas en el Fujimorato o en la época en la que Humala pertenecía al ejército peruano. ¿Casualidad? Misterios sin resolver. Sin embargo, en líneas generales, me pareció un debate alturado e informativo, sin demasiada carnicería (que es lo que los medios buscan). Mas mi decisión final sigue siendo la misma: votaré en blanco, aunque quepa la posibilidad de que mi voto sea manipulado; al menos estaré en paz con mi conciencia y no seré cómplice del descalabro futuro por haber elegido al “menos malo”, que, por cierto, ¿quién es?

Chau, Humala

Las últimas encuestas presidenciales señalan una ventaja (aparentemente corta) entre los dos candidatos presidenciales en esta segunda vuelta. De esta manera, se ve el despunte de la candidatura de Keiko Fujimori, quien, hasta hace un par de semanas, se encontraba a menos de un punto porcentual de Ollanta Humala.

La responsabilidad de este incremento en la preferencia a la hija del ex presidente la tienen los medios. Es clara y evidente la manipulación que han ejercido ciertos canales de televisión y medios impresos (y virtuales) hacia el desprestigio cada vez más impío del candidato Humala. A diario se pueden ver noticias culpándolo de sucesos como el Andahuaylazo o confirmando su, ahora negado por él en todos los idiomas, vínculo con Hugo Chávez. Todo este cargamontón mediático ha obligado al nacionalista a morigerar su otrora radical propuesta y poner cara de “yo no fui”. Ha cambiado su plan de gobierno; ha firmado el acuerdo nacional de gobernabilidad (cosa que se resistía a hacer al principio) y recorre el Perú de cabo a rabo mostrándose afable y cercano, prometiendo que no tocará los fondos previsionales de los peruanos o ahuyentará las deseadas privatizaciones que dan liquidez y empleo en nuestro país.

Por su lado, a pesar de algo de veneno que circula en la internet sobre los delitos de su padre, la señora Fujimori recibe el respaldo de figuras públicas (incluido el propio presidente) y se dice inclusive que la DIROES, donde vive recluido su padre, es el centro de su campaña y que es el mismo ex presidente el que está manejando los hilos de esa candidatura mientras los poderes del Estado se han dado la vuelta para “no ver” lo que está ocurriendo. Es por demás sabida la complicidad que siempre existió entre el partido de gobierno y los Fujimori (fueron los apristas los que llevaron a Fujimori al poder el 1990), así que a nadie sorprende el tácito apoyo a la candidata nipona.

A estas alturas y basándonos en experiencias pasadas, la tendencia ya parece irreversible. El porcentaje de votantes indecisos se ha reducido, de 20 a 10% y así el Perú avanza hacia el espeluznante cinco de junio, día en que, guiados por la desidia, volveremos a dar un salto al vacío votando por el candidato “menos malo”. Nunca cambiaremos …

Categorías:Política Etiquetas: , , ,

Nuestro derecho al voto en blanco

Ante los resultados del conteo total (al 100 %) de los votos válidamente emitidos en las Elecciones Generales 2011, hemos de dar nuestro punto de vista acerca del panorama que tenemos en frente.

El escenario electoral que se vislumbra para la segunda vuelta es similar al que tuvimos en 2006 cuando pasaron a segunda elección Alan García (actual presidente) y Ollanta Humala (actual primer favorito para la presidencia). Sin embargo, la diferencia es que en la coyuntura de aquel año estaba mucho más fresco el recuerdo de la catástrofe que significó para el Perú el gobierno de Alan García. Frescas estaban también las propuestas del otro candidato, quien había dicho, entre otras cosas, que nacionalizaría la banca, expropiaría los medios de comunicación y fusilaría a los homosexuales, entre otras joyas. Pese a todo, el pueblo votó por el “mal menor” y es así como tenemos nuevamente al señor García.

Ahora, tenemos nuevamente al nacionalista, pero con maquillaje nuevo, libre de ese halo de maldad que lo acompañó en antaño, y está, también, la hija del nipón encarcelado, quien, detrás de su imagen de beata, guarda una caja de Pandora que sólo abrirá si resulta elegida presidenta. Ambos echan mano de la amnesia de los viejos votantes o, talvez, acarician las conciencias vírgenes de los nuevos electores. Mas, el tercer y talvez más importante personaje de esta segunda vuelta es la errada idiosincrasia peruana, la manía de sentirse obligado a elegir entre uno u otro porque “es lo correcto”. No hay manera de sacarse la venda y darse cuenta de que el futuro del país está en manos de todos los peruanos, no en manos de dos finalistas que podrían causar daños irreparables a nuestro Perú.

El voto en blanco es un derecho que nos asiste desde siempre; el problema es que existe la errada creencia de que un voto en blanco o nulo se sumará a los del candidato que obtenga más votaciones. Si la mayor parte del Perú reamente quisiera un cambio, votaría en blanco y, al resultar la mayoría de cédulas sin marca alguna, se tendría que convocar forzosamente a nuevas elecciones, pues, si nos equivocamos en la primera vuelta, tenemos derecho a rectificarnos … todos lo tenemos.

Categorías:Política Etiquetas: , , ,

Es tan masculina que casi me excita

abril 18, 2011 4 comentarios

Otra joyita de las súper machas. Kina Malpartida retuvo el sábado su título ante la norteamericana Rhonda Luna. Muy atenta entre el público, se pudo observar a la candidata presidencial Keiko Fujimori, flanqueada por su esposo Mark.

Cabe resaltar que la máxima representante del “deporte de los puños” regresará al país del tío Sam a continuar con su entrenamiento.

Me pregunto si es que el cuerpo que tiene esta boxeadora es el resultado solamente del ejercicio físico o es que consume algún tipo de sustancia rica en testosterona que la hace lucir tan masculinamente atractiva. Realmente muchos hombres darían su vida por tener un cuerpo como el que ella luce.

¿Habrá hombre heterosexual capaz de enamorarse de una mujer con cuerpo de hombre? Dicen que “hay de todo en la viña del Señor”, pero quién sabe si la “Dinamita” Malpartida no tendrá amores secretos con algún chito al que le guste “el golpe”.

Más que un debate, una exposición en vitrina

Muchos peruanos esperábamos grandes sorpresas en los planteamientos de los cinco candidatos con más posibilidades de ganar las elecciones presidenciales; sin embargo, más allá de la impecable vestimenta de todos, los argumentos esbozados no sumaron mucho a lo que ya todos hemos oído. Más bien parecía que estos cinco postulantes iban a una sesión fotográfica o competían por ser el mejor vestido,  en lugar de plantear nuevas propuestas al electorado.

El favorito en las encuestas, Ollanta Humala, parecía un muñeco articulado que sólo se limitó a leer y leer su libreto, y desaprovechó una oportunidad de oro para mostrarse satisfecho y seguro de ganar la presidencia a través de un discurso fluido y cautivador que fuera el que diera el último empuje a quienes todavía no se deciden por quién votar. De los cinco expositores, Humala fue el que más “se desinfló”, pues se mostró pusilánime y no comprometido con la causa.

Luis Castañeda, el ya “desahuciado” por las encuestas, mostró un discurso chillón y ofensivo y le brotaba por los poros el resentimiento de haber perdido casi toda posibilidad de ganar la elección. Pedro Pablo Kuczynski, como siempre acartonado y, por momentos, con una tosecita que hacía pensar en lo avanzado de su edad y en si, en realidad, logrará completar los cinco años de gobierno, propuso reformas tributarias interesantes y se defendió de algunos ataques de sus adversarios. El buen punto es que al final de su intervención, recordó a la población que debían marcar su símbolo en la cédula electoral.

El ex presidente Alejandro Toledo fue uno de los mejores de la noche. Se mostró cuajado, experto y más seguro que en años anteriores y, a la vez que recordar los logros alcanzados en su período como presidente, hizo planteamientos bastante realizables para un eventual segundo gobierno. Se defendió de los ataques con argumentos claros y, utilizó la ironía para referirse a sus adversarios y a algunas de las fallas de éstos.

El caso de la hija del también ex presidente Alberto Fujimori, merece atención aparte. Keiko tuvo una muy adecuada exposición (excelente lenguaje corporal y frases muy precisas), pero su mayor error fue hablar del gobierno de su padre como si ella hubiese también gobernado o como si ella fuera su clon como para continuar la labor. Le faltó independencia y auto identidad. También falló al hacer preguntas a sus adversarios, pues en ello se mostró débil y parecía una tímida colegiala. Sin embargo, sus palabras finales fueron impactantes al decir que ella era “Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori y Susana Higuchi, a mucha honra”. Seguramente que esta frase pasará a la historia y calará profundamente en las conciencias de los electores, ya que, el honrar a los padres es un valor importantísimo dentro del pueblo peruano.

En conclusión y en mi humilde opinión de elector, el debate de anoche terminará de hundir a Castañeda, restará votos a Humala, mantendrá a PPK en su posición, y subirá bonos a Toledo y Fujimori, lo cual deja más clara la definición para el 10 de abril. Mas, si me preguntan, mi voto sigue siendo por Toledo.

La cortina de Keiko

Según las últimas encuestas para intención de voto en las próximas elecciones presidenciales del 10 de abril, los tres candidatos que encabezan la lista de favoritos son Alejandro Toledo, Keiko Fujimori y Luis Castañeda. El tema de polémica es que, al parecer, Toledo pasaría a la segunda vuelta y la presidencia se disputaría entre él y quien quede en segundo lugar, dato que fluctúa día a día. Hasta hace pocos días, se decía que la hija del ex presidente pasaría a la segunda vuelta, pues tenía pocos puntos más que el ex alcalde de Lima; sin embargo, un último sondeo apunta a la posibilidad de que Castañeda pase a la segunda vuelta y que hasta derrote al gran favorito Toledo. Estos últimos resultados traen cierto tufillo de manipulación, pero, por si acaso, la ex primera dama ya reaccionó y ha recurrido al ex aliado de su padre y ex jefe del Servicio de Inteligencia Nacional, Vladimiro Montesinos, para montar un teatrito de dimes y diretes para aparecer ante la opinión pública como una luchadora que ahora sufre por las amenazas del gran ex cerebro del SIN.

Resulta que la Fujimori ha declarado a los medios de comunicación que Montesinos extorsionó a una familia actualmente implicada en un caso de narcotráfico, situación que ha vuelto a ponerse sobre el tapete debido a la campaña presidencial. Montesinos ha respondido que si ella persiste con esas “mentiras”, él olvidará que tuvo lealtad a su padre y tomará decisiones perjudiciales en contra de la ex congresista.

Se sabe bien del sólido vínculo que unía a la familia Fujimori con el señor Montesinos, y no sería nada raro que hayan confabulado en el presente para apoyar a la candidata y, una vez elegida presidenta, libere de prisión no solamente al padre, sino también, al ex asesor.

Como se ve, estamos frente a la estrategia de “la víctima”. Ella está nuevamente en el ojo de la tormenta y los medios la siguen de cerca para saber cuál será su próximo paso. Mientras tanto, el electorado no sabe si apiadarse por ella y darle su voto el 10 de abril, o pensar con la cabeza fría y detectar la sucia estrategia que ahora se trae entre manos.

Categorías:Política Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: