Archivo

Posts Tagged ‘kina’

Blah, blah, la paternidad homosexual, blah, blah, blah

junio 19, 2011 19 comentarios

Entre las cosas que un mal llamado “colectivo GLBT” reclama para su inserción (léase “aprobación”) en la sociedad contemporánea está la ya manoseada “homoparentalidad” o paternidad homosexual. Mediante ella se busca que la adopción y crianza de un niño sea posible para dos personas del mismo sexo con todo el apoyo legal que ampara a los heterosexuales. La gran interrogante surge cuando nos ponemos a pensar en qué es lo que realmente significa ser padre y si con ello los gays podremos de verdad sentirnos totalmente completos y realizados como seres humanos, y si todo ello no será más que un circo montado para llamar la atención del resto y tener fotos que colgar en Facebook o videíllos que poner en YouTube con las imágenes de nuestro hermoso “homorretoño”. O talvez nuestro niño resulte cantante y cuente en una melodía lo feliz que es con sus dos papás quienes, en caso de ser necesario, “pueden ser su madre” (ver vídeo adjunto).

El tema de fondo es que este sueño de tantas parejas (o individuos) gays se proyecta como la cerecita del postre que hará que la relación sea totalmente completa y feliz con un niño que crecerá fuerte y sano y, sobre todo, libre de prejuicios y abierto a todo tipo de relación humana. Los gays quieren demostrar que no sólo viven de la farra y el exceso sino que también tienen valores y voluntad para sacar adelante a un elemento útil a la sociedad, un ciudadano que sea semilla del cambio y homogeneidad de trato para todos sin excepción. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la paternidad no es necesariamente el elíxir que nos hará promotores de una familia feliz y nos unirá más como pareja. Veamos el caso straight: las nuevas generaciones del presente siglo, hijos de uniones heterosexuales, muestran adolescentes desadaptados y autodestructivos porque son fruto de relaciones rotas o enfermizas. ¿Tendríamos los gays una suerte distinta? ¿Acaso no existen los mismos problemas en las parejas gays? ¿No padecemos también de neurosis e inestabilidad, al igual que los héteros? ¿Qué será de esos niños homoproducidos cuando lleguen a la adultez? ¿No bastará con haber crecido viendo a uno de sus progenitores quedarse solo y cambiando de pareja cada mes, sino que también tendrán que haber lidiado con los dedos de todo el mundo señalándolo como la triste víctima de un error social?

A  mi modo de ver, todo surge a raíz de una gran enfermedad social llamada “necesidad de igualdad” que en casi la totalidad de casos tiene resultados catastróficos. Como muestra un botón:  el feminismo, que perseguía como objetivo que las mujeres tuvieran los mismos derechos y oportunidades que los hombres, produjo espantosos engendros andróginos y ahora vemos casos de mujeres militares, boxeadoras o futbolistas que más que un ejemplo de igualdad nos producen una reacción de sorpresa y risa por estar totalmente fuera de lugar.

Creo que es hora que todos los individuos: hombres, mujeres, homosexuales o lo que fueran, dejemos de estar envidiando la alberca del vecino y nos concentremos más en construir una identidad propia en la cual seamos capaces de realizarnos a plenitud y sin contradicciones.

Es tan masculina que casi me excita

abril 18, 2011 4 comentarios

Otra joyita de las súper machas. Kina Malpartida retuvo el sábado su título ante la norteamericana Rhonda Luna. Muy atenta entre el público, se pudo observar a la candidata presidencial Keiko Fujimori, flanqueada por su esposo Mark.

Cabe resaltar que la máxima representante del “deporte de los puños” regresará al país del tío Sam a continuar con su entrenamiento.

Me pregunto si es que el cuerpo que tiene esta boxeadora es el resultado solamente del ejercicio físico o es que consume algún tipo de sustancia rica en testosterona que la hace lucir tan masculinamente atractiva. Realmente muchos hombres darían su vida por tener un cuerpo como el que ella luce.

¿Habrá hombre heterosexual capaz de enamorarse de una mujer con cuerpo de hombre? Dicen que “hay de todo en la viña del Señor”, pero quién sabe si la “Dinamita” Malpartida no tendrá amores secretos con algún chito al que le guste “el golpe”.

Una musa en calzones de hombre

De todas las atribuciones que se han tomado las mujeres para igualarse a los hombres, la que más me llama la atención es la de las boxeadoras. Ésta es una figura que no cuaja en el esquema deportivo, por más que se le quiera dar un toque de bravura y coraje a las féminas que lo practican. Es que hay cosas que sencilamente no han sido hechas para ellas y esto salta a la vista cuando se ve a dos mujeres en un ring de box sobreactuando como para satisfacer a una audiencia que no se llega a convencer del espectáculo.

El box es una actividad (no lo considero deporte) de machos, pero de machos cavernarios. A nadie en su sano juicio se le metería en la cabeza subirse a un ring a pegar a un rival sólo para ganar una medalla o un cinturón, sobre todo sabiendo que después de la pelea, su cara será irreconocible o, inclusive, su cerebro habrá sido tan remecido por los golpes que podría desarrollar algún tumor en el futuro.

Pero volviendo a las mujeres del box, es totalmente innecesario que ellas quieran demostrar que también pueden exhibir brutalidad y falta de sentido común al igual que los hombres, cuando una mujer es por naturaleza una aliada de la Creación y perpetuación del género humano. A ellas se han atribuido la inspiración para innumerables obras de arte a lo largo de la historia, a ellas se asocia la maternidad y en ellas se personifica el amor y la bondad en las principales religiones.

Finalmente, el sólo hecho de que una mujer destaque en esta “disciplina” no basta para convertirla en heroína nacional (como es el caso de la peruana Kina Malpartida) y alzarla en hombros para que todos veamos su cara hinchada a punto de ganchos de zurda o diestra, más que llenarme de orgullo, me preocupa y me causa tristeza; una mujer bella entregándose voluntariamente a la violencia ante millones de ojos … sencillamente no lo entiendo. Imágenes como ésta confunden a la niñez y dañan la idea de género.

Categorías:Deportes, Mujer Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: