Archivo

Posts Tagged ‘pedofilia’

¡Que se vaya!

febrero 15, 2013 1 comentario

ImageYa era hora que un papa reconociera que su labor en el mundo es parasitaria y que es imposible luchar contra el vicio y la corrupción de los curas pedófilos. Desde esta página estuvimos continuamente dando nuestro parecer acerca del reinado de Joseph Ratzinger mientras duró: una vida de lujo (y quién sabe, lujuria) al frente de una institución en decadencia.

Es un caso, indudablemente, sin precedentes, pues, generalmente los papas se quedaban atornillados a sus puestos hasta que la muerte se los llevaba, y era recién en ese momento en que las aves de rapiña de su entorno se empezaban a disputar el trono.

¿Qué hará de ahora en adelante Ratzinger? Fracasado en el intento de llevar las riendas de una bestia, seguramente se pondrá a escribir encíclicas o quién sabe se anime a colaborar con alguna nota en La Mazmorra de mi Suegra.

Categorías:Religión Etiquetas: , ,

Más allá de las caricias paternales

septiembre 28, 2011 17 comentarios

Se les ha llamado de todo: criminales, monstruos, sátiros, demonios y hasta desalmados. Estamos hablando de aquel género humano que siente atracción sexual hacia menores de edad. Muchos de ellos, miembros del clero, gozan de la inmunidad que les da su condición de religiosos, y tantas veces han sido encubiertos por las altas autoridades eclesiásticas o derivados a diócesis lejanas donde puedan perderse en el olvido y continuar concretando sus depravadas fantasía sexuales. Otros, menos afortunados que los sacerdotes, los ciudadanos de a pie, han sido capturados y severamente castigados por la ley, purgando largos años de condena en sendos calabozos.

Todo lo mencionado anteriormente cae en la categorización de la pedofilia criminal, que consiste en obligar al menor de edad (no necesariamente sanguíneamente vinculado con el agresor) a tener sexo, causándole severas lesiones físicas y mentales, con consecuencias a veces irreversibles.

Sin embargo, existe otro tipo de casos que merece atención aparte. Se trata de aquellos hombres que, simplemente, seducen a sus menores hijos y llegan a entablar una relación sentimental y sexual plenamente consentida por el menor. He tenido acceso a material audiovisual en el que se aprecia a padres e hijos disfrutando plenamente del sexo sin que en ello medie la amenaza, el temor o la violencia; es la curiosidad del niño la que finalmente se transformó en complicidad para dar paso a la aceptación del requerimiento paterno. Padres e hijos disfrutan de juegos eróticos en los que se despliega ternura y aceptación, para dar paso, finalmente, a la penetración del niño por parte de su progenitor. Y aquí no cabe la palabra violación porque bien se sabe que el ser humano, en cualquier etapa de su camino hacia la adultez, tiene impulsos sexuales latentes, los mismos que esta sociedad se ha empeñado en sofocar por considerarlos exclusivos de la edad madura. Bajo esta visión, podría entonces  esbozarse la teoría de que el infante ya crece con un aspecto de la vida a su favor; el haber sido iniciado en la vida sexual por su propio padre, con todo el cariño y paciencia que el aprendizaje requiere.

Y es aquí donde irrumpe la pregunta ¿Tiene derecho un padre a disfrutar de su hijo de manera total y trascendente a través del sexo, o simplemente debería condenarse estos individuos por considerarlos desadaptados e invasores de la intimidad de su prole? Ustedes tienen la respuesta.

Categorías:Mundo, Sexo, Sociedad Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: