Archivo

Posts Tagged ‘vello corporal’

Vello púbico: ¿depilarse o no depilarse? He ahí el dilema

marzo 13, 2011 11 comentarios

En el pasado, el tema de la belleza personal era sólo una inquietud de mujeres; hoy en día, el hombre, cada vez más preocupado por su apariencia, cuida de cada detalle de su cuerpo tanto para elevar su autoestima, como para atraer al ser que le interesa. Es así como surgieron los metrosexuales, quienes no son necesariamente gays, sino que toman de la mujer (a veces con exageración) los cuidados cosméticos y la ropa que van a lucir.

¿Y en cuanto al vello corporal? Hay quienes sostienen que un hombre se ve mejor al natural, es decir, si es velludo, con las zonas pobladas intactas; es más, le parece poco masculino intentar cambiar el aspecto de axilas o pubis ya que es un rasgo que la misma naturaleza les ha provisto. Sin embargo, otros ponen el grito en el cielo si, al desvestir a otro hombre en la intimidad, descubren que él no se ha depilado (o afeitado) y presenta una gran mata de pelos especialmente en la zona genital. Talvez convendría agregar en los perfiles de  las páginas de contactos un detalle que diga: “depilación genital: sí o no”, de modo que el usuario pueda especificar esta característica y prevenir sorpresas no deseadas a sus potenciales “cazadores”.

Por otro lado, el tema de la depilación o afeitado genital contribuye a conservar la higiene personal, pues reduce el riesgo de alojar parásitos o el olor característico que presenta esa zona. Otro motivo a favor es que se puede apreciar en toda su magnitud el tamaño del miembro, y ello podría favorecer especialmente a quienes no fueron tan dotados por la naturaleza.

En mi opinión personal, no me gustan los depilados, pero no me molestaría si alguien se hace un pequeño recorte de vellos genitales antes de un encuentro conmigo.


Peludamente deliciOSOS

marzo 7, 2011 8 comentarios

Nunca sabré a ciencia cierta cuándo ni cómo me empezaron a gustar los hombres peludos. No creo que haya sido durante mi niñez pues no tengo parientes con vello corporal, y sólo mi padre ostentaba su bigote “verde” (como yo lo llamaba), cosa que me hizo de alguna forma no intimar con hombres de sólo bigote.

Mas es algo que va más allá de la razón y es incontrolable; cada que veo un hombre velludo (brazos, piernas, torso) se me descuelga la quijada y mis hormonas empiezan un ajetreo más intenso que el de una carretera en día festivo. Es en ese instante en que quisiera volverme pulga o mosquito para emprender un viaje sin fin a través de ese delicioso cuerpo afelpado para, quién sabe, llegar hasta el lugar donde este oso guarda su codiciado tesoro.

La definición de “oso” va principalmente para aquellos hombres que son de contextura gruesa y tienen abundante  vello en el cuerpo (especialmente en pecho y barriga); sin embargo, en los últimos años, hay quienes se definen “osos” sólo por el hecho de exhibir sobrepeso, mas esto no calza con la definición, pues, el apelativo deriva del mamífero plantígrado que en el 100% de los casos es peludo (nunca vi un oso pelado). Y es por esta tergiversación del término que una vez me interesé sin saber en un supuesto oso que vivía en la capital; él era muy guapo de cara, blanco, no muy alto y gordito. Usaba el cabello corto y usaba una tupida barba roja, lo cual acentuaba mucho más mi interés hacia él. Lo encontré en una página de osos, por lo que di por descontado que tendría vello en el cuerpo (hasta el momento no lo había visto desnudo); hasta que me envió una foto con el torso desnudo. Hasta hoy recuerdo la impresión que tuve al verlo: era más lampiño que la palma de mi mano; todas mis expectativas se desvanecieron; ¡no lo podía creer! Fue una gran desilusión.

Dos de mis novios han sido muy velludos y ello ha satisfecho mi apetito visual (y por supuesto carnal); mas, parece ser que este tipo de hombre tiende a ser muy irascible y poco tolerante. Que los atentos lectores me desmientan si no es así.

Categorías:Pessoal, Sexo Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: